Daniel Bosque: Así Lo Veo Yo
Empresas por País/Región Por Rubro
A B C D E F G H I J K L M N Ñ O P Q R S T U V W X Y Z

ANÁLISIS

Escribe Daniel Bosque: Quién perdió más con la Reforma Previsional

MINING PRESS/ENERNEWS

DANIEL BOSQUE*

“El que nace para tambor nunca llega a corneta”. La política argentina ha demostrado en las últimas horas su prístina incapacidad para gestionar un país aquejado por severas disfunciones. La sentencia parece cruel, más aún porque la dirigencia política, empresarial y sindical vigente no ha bajado de naves espaciales sino que es el fruto del vientre social de la República. Es, como dice el himno, lo que supimos conseguir. 

Los hombres y mujeres de discursos, mayormente vacuos y panfletarios, en la maratón parlamentaria que derivó en la aprobación de la Reforma Previsional son la punta de un iceberg a la deriva formado por miles funcionarios, legisladores y dirigentes varios, en cada rincón del país, ciudadanos con fortuna, del sitial que ocupan y de los privilegios que les da su performance pública.

El minuto de silencio por los muertos en los sangrientos sucesos del 2001, que pidió al cierre del debate el kirchnerista Agustín Rossi, y al que adhirieron con respeto todos los diputados, debería extenderse  en su dedicatoria a la desaparición del intelecto de estos protagonistas para pensar la Argentina.

Basta sino con mirar la faz práctica de la gran revolución desarrollista que propone Mauricio Macri. Enamorado de su reciente triunfo electoral y fogoneado por su think tank, el gobierno ha pifiado feo en el diseño, la herramienta, el modo y la oportunidad de plantear una reforma a las jubilaciones y pensiones, necesaria en lo conceptual, pero patéticamente reducida hasta el flagrante recorte.

Hay que ser muy cínico  o hacerse el tonto para negar la inviabilidad de un sistema que hace aguas. Pero forma parte del entramado político multicolor la opción de no sacar los pies del plato y no ir a la médula de las cosas. Cambiemos y las diversas expresiones peronistas han omitido hablar en sus catilinarias de la otra parte del león, del sistema de privilegios que incluye jubilaciones y retribuciones absurdas por lo astronómicas, jueces y otros entenados que no tributan impuestos, asimetrías graciosas de un welfare state al que el macrismo más presuroso y talibán optó, suicidamente, por tijeretear justo en la franja de ingresos más débiles.

 

SILENCIO, POR FAVOR

De eso no se habla en la Argentina, ni kas ni antikas. Mejor no mencionar a jubilados que ganan US$ 20.000/mes mientras se les quiere aplicar el cepo a la gran masa del pueblo que repta con US$ 300. Con la misma lógica y complicidad con la que el año pasado se aumentaron las dietas, en el mejor consenso (Cambiemos, PJ, FPV, PR) de los últimos tiempos, los mismos legisladores que en la última semana se enrostraron miserias y se sacaron los ojos.

El Estado argentino, de cuyo déficit tanto se pontifica, es un barril sin fondo. Desde sus unidades celulares, los más recónditos municipios donde intendentes y ediles se fijan ingresos de US$ 15/ 20.000 a las grandes estructuras de las provincias y de la Nación, donde se acumulan en sucesivas eras geológicas miles de medios y altos cargos con sueldos que equivalen a 10 o más lo necesario para no ser pobre en este país, según la reputada Universidad Católica Argentina ( unos US$ 300).

Basta con mirar la superpoblada “raviolera” estatal para colmarse de asombro. El gobierno nacional, aduciendo su debilidad relativa y sus necesarios pactos con peronistas, UTE, UPCN y otros no sólo ha conservado en sus filas a centenares de ineptos designados por el tardocristinismo y eras geológicas anteriores, sino que también le ha sumado los suyos en cantidad apreciable. Por debajo de efectistas anuncios de reducciones de áreas y controles biométricos que serán capaces de detectar ñoquis (traducción para extranjeros: personal que no trabaja y cobra), el Boletín Oficial viene dando cuenta de decenas de nombramientos de individuos de dudosa experiencia en todo el país.

¿QUÉ FACTURA QUIERE?

Todo se paga en esta vida y hay facturas que no tardan en llegar. El otro resultado no querido de este error no forzado es la cuasi exculpación del kirchnerismo, de una era dispendiosa que acabó implosionando en  sus propias contradicciones, voracidad e impericia para gestionar la cosa pública mientras la disfrazaba de época triunfal. Ni lerdos ni perezosos, quienes contribuyeron con creces a este estado de cosas se han solazado en el debate por la tijera jubilatoria con su espejo de querubines del pueblo, herederos de las mejores banderas de Perón y Evita quienes por suerte no están aquí para constatar lo dicho.

La intentona de este renacido colectivo, al que el periodista Julio Villalonga bautizó como el trosko-kirchnerismo por tratar de abortar el tratamiento de una ley en la que se sabía perdidoso, cobijándose en la “carnicería” y la “masacrre” (sic) que se estaba produciendo afuera del Congreso Nacional. El país ha visto como centenares de lúmpenes, muchos de ellos bajo las banderas de la izquierda, hondeaban tuercas y bulones a la policía mientras despedazaban un sector de la ciudad para después felicitarse por Twitter y Facebook. Si esa entente cree que así puede ganar adeptos en lo ancho de la sociedad, la única fórmula posible es esperar el colapso total de la economía y de la política, algo que parece hoy lejos de ocurrir.

No se vaya que tenemos otra mala noticia para darle. Para cerrar la trilogía del sueño de Mauricio aún queda pendiente el intento por imponer la Reforma Laboral. Una oportunidad de revancha para la CGT, cuya huelga de 12 a 12 tuvo la virtud de incomodar a todos y no conformar a nadie.

Terminó este enredo y a priori el que más casilleros retrocedió fue Cambiemos. Mejor dicho, la construcción de su imaginario de gobierno protector y gestor de prosperidades para el ciudadano de a pie. Con la misma lógica que ha utilizado en la Armada tras la desgracia del ARA San Juan, Macri debería gestionar el retiro de los gerentes que acaban de regalarle un disgusto mayúsculo que pone en riesgo el proyecto re elección de 2019.

Otro diciembre negro. El rito inaugurado en 2001 no falla. Todos han perdido en este trance capaz de bajarle la moral a cualquiera. Ánimo, que ya llega Navidad.

*Director de EnerNews y Mining Press 
director@miningpress.com

Volver a la Home
  1. Escribe Daniel Bosque: Así, no hay culo que aguante
  2. Escribe Daniel Bosque: 2019, otra odisea de los argen-giles
  3. Escribe Daniel Bosque: Permuto inflador de globos por bombo y tamboril
  4. Escribe Daniel Bosque: Papá cumple 100 años
  5. Daniel Bosque: Salud a Parlamentario y su periodismo de raza
  6. Escribe Daniel Bosque: Dame otro panqueque porfa
  7. Escribe Daniel Bosque: Soy periodista, nadie es perfecto
  8. Bosque: Olvidarse en Argentina de grandes proyectos mineros
  9. Escribe Daniel Bosque: Bienvenido a Insultilandia, póngase cómodo
  10. Escribe Daniel Bosque: Gorilas en la Niebla III (o yendo del shopping al chori)
  11. Escribe Daniel Bosque: Amor y sangre gitana en Congreso y la Feria del Libro
  12. Escribe Daniel Bosque: No nos une el Metrobus sino el espanto
  13. Escribe Daniel Bosque: Notre Dame y las chapuzas low cost
  14. Escribe Daniel Bosque: Ha vuelto el Matador
  15. Escribe Daniel Bosque: La minería argentina entre la PDAC, el Fraser y las urnas
  16. (Escribe Daniel Bosque) Gioja y Solanas: Delete, delete y marxismo puro
  17. Escribe Daniel Bosque: Vale y Bolsonaro, gigantes con pies de barro
  18. Escribe Daniel Bosque: Brumadinho, un enorme paso atrás para la minería mundial
  19. Escribe Daniel Bosque: El aniversario más triste entre la barbarie y el silencio
  20. Escribe Daniel Bosque: El tarifazo bueno y los tres chiflados
  21. Escribe Daniel Bosque: Urnas, crisis y culebrones en Brasil
  22. Escribe Daniel Bosque: Mendoza, entre querer, creer y poder
  23. Escribe Daniel Bosque: ¡Ponga cuatro pesos y enter! Decreto: La norma de las retenciones argentinas
  24. Escribe Daniel Bosque: En el mismo lodo, todos manoseados
  25. Aborto: Argentina dijo No. Bosque: La primavera es inexorable
  26. Gloriagate x 2. Bosque: Pijamas parties y aportantes VIP. Villalonga: ¿Ni un Lava Jatito?
  27. Escribe Bosque: Gloriagate, entre creer o reventar
  28. Escribe Daniel Bosque: Plegarias de la minería argentina a la Pachamama
  29. Escribe Bosque: El Abeceb minero tiene cara de mujer
  30. Daniel Bosque: Nuevas caras ¿Otros rumbos?. Julio Villalonga: Los nuevos desafíos
  31. Escribe Daniel Bosque: Los ricos también lloran
  32. (Escribe Bosque) Dos Corea: Una paz con mucho sabor a mineral
  33. Escribe Daniel Bosque: The Energy Game of Thrones
  34. Escribe Daniel Bosque: Manual del 8-M para machistas-leninistas
  35. (Escribe Daniel Bosque) Vení vení, explorá conmigo
  36. Escribe Daniel Bosque: Carta de la minería argentina a los Reyes Magos
  37. Escribe Daniel Bosque: ¡Viva Perdón carajo!
  38. Escribe Daniel Bosque: ARA San Juan y un país de náufragos sin lágrimas
  39. Escribe Daniel Bosque: Je suis Aranguren
  40. Escribe Daniel Bosque: El discurso del Rey
  41. Escribe Daniel Bosque: A yellow country para todos y todas
  42. Escribe Daniel Bosque: Crónicas de la Argentina bipolar
  43. Escribe Daniel Bosque: Huala y Abimael, dos senderos
  44. Escribe Daniel Bosque: Decime la verdad ¿qué tal estuve? (y la entrevista completa)
  45. (Escribe Bosque) Barcelona en whatsapp: El terror en los tiempos del morbo
  46. (Escribe Daniel Bosque) Solos en la madrugada
  47. (Escribe Bosque) Viva Julio, chau Lava Jato
  48. Daniel Bosque: Lula y Cristina: ¿Casi dos hermanos? / Juan Arias: Brasil, sin fiestas
  49. Escribe Daniel Bosque: Porqué De Vido no irá preso
  50. Escribe Bosque: El debut de Shandong en Veladero
 

Propietario: D&C Visual S.R.L. | C.U.I.T.: 30-70894554-0
Piedras 153 3ºA (1070) Ciudad Autónoma de Buenos Aires
Director: Daniel Eduardo Bosque director@miningpress.com

EnerNews es una
publicación de D&C Visual S.R.L.

D&C Visual