Debate

ANÁLISIS

Monaldi: ¿Qué le enseña el colapso venezolano a América Latina?

NYT

Francisco Monaldi*

En Venezuela, el país con una de las más abundantes reservas de crudo del planeta, la industria petrolera está colapsando. La producción ha caído en casi un tercio, más de un millón de barriles diarios, desde que Hugo Chávez llegó al poder; más de trescientos mil barriles diarios, solo en el último año. Día a día aparecen en los medios historias que reflejan la destrucción de la estatal Petróleos de Venezuela (Pdvsa), otrora una de las más respetadas del mundo. Inversión declinante, corrupción, mal manejo de los yacimientos, accidentes, desastres ambientales, robo de equipos, emigración del capital humano constituyen la realidad detrás de este colapso. Los altos precios del petróleo ocultaban dicha realidad, pero su desplome la ha hecho evidente y dramática.

Cuando Chávez ganó las elecciones en 1998, el precio del barril tocó su mínimo desde los años setenta, por debajo de los 10 dólares. Cuando él murió, en 2013, estaba por encima de los 100 dólares. Chávez no solo se benefició del auge del precio, sino de la apertura de la industria petrolera al capital privado en los años noventa. Dicha apertura logró sumar más de un millón de barriles diarios, con empresas internacionales como Exxon, Conoco y Total. Los ingresos extraordinarios entre 2004 y 2013 representaron para Venezuela más de 300 por ciento de su producto interno bruto anual – la bonanza más grande en la historia de la región.

Durante sus primeros seis años en el poder, Chávez respetó los contratos internacionales, a pesar de haber sido un duro crítico de la apertura. No fue sino hasta 2005 —cuando aprovechando que el auge de precios estaba encaminado y los proyectos de inversión iniciados en los noventa habían sido concluidos— que su gobierno inició la renegociación forzosa de los contratos y la nacionalización de las empresas.

Sin embargo, para sorpresa de muchos, en 2008 y 2009 el gobierno abría de nuevo el sector a la inversión extranjera. Chevron y CNPC, entre otras empresas, firmaron contratos para ejecutar ambiciosos proyectos. Para ese entonces, la producción había caído en más de cuatrocientos mil de barriles diarios, producto de las expropiaciones y del desmantelamiento de la empresa estatal, que sufrió un duro golpe con el despido de más de 18.000 trabajadores, casi la mitad de su nómina, por su participación en el llamado “paro petrolero” de diciembre de 2002 y enero de 2003. El gobierno necesitaba un nuevo ciclo de inversiones y pensaba que, con los altos precios, las empresas internacionales invertirían a pesar de la debilidad de los derechos de propiedad y las duras condiciones fiscales. Se logró atraer muy poca inversión y la producción siguió decayendo.

En 2012 el gobierno empezó a negociar sigilosamente con sus socios nuevos contratos más atractivos a cambio de inyecciones de capital. Dichos contratos daban mayor control a los socios sobre la operación y los ingresos, garantizándoles recuperar su inversión.

Luego del colapso de los precios en 2014, el pragmatismo se tornó en desesperación. Pdvsa, que ya en pleno auge de precios tenía problemas de flujo de caja por la voracidad fiscal del chavismo, no tenía cómo emprender las inversiones necesarias para evitar el colapso de producción y entonces tuvo graves dificultades para honrar sus compromisos. Con los precios actuales es menos atractivo invertir en el crudo extrapesado venezolano, de bajos márgenes.

El nerviosismo es notable. En 2016, Pdvsa vendió a la estatal rusa Rosneft una participación en un proyecto de crudo extrapesado y en otro de gas costa afuera, con un significativo descuento. A cambio de acceso a crédito, también le otorgó a empresas de servicios petroleros contratos en condiciones muy desfavorables, y sigue negociando nuevas concesiones contractuales con sus socios. Ahora, para intentar evitar el impago de su deuda y ganar tiempo, la empresa estatal intenta que los tenedores de sus bonos de próximo vencimiento acepten un canje por bonos de más largo plazo. Como respaldo, Pdvsa ha ofrecido CITGO, su subsidiaria en Estados Unidos y una de sus propiedades más valiosas. Los tenedores no han mostrado interés. En respuesta, la petrolera advirtió que de no lograrse el canje, sería “difícil” pagar los bonos existentes a su vencimiento, una amenaza implícita de impago.

Pero el fenómeno descrito no se limitó a Venezuela. Paradójicamente, durante la década dorada, la producción total de Latinoamérica cayó 7 por ciento. En contraste, Estados Unidos y Canadá aprovecharon la oportunidad para incrementar su producción en 73 por ciento, con una geología menos abundante que la de sus vecinos del sur.

Pdvsa es solo el caso más extremo de lo que ocurrió en buena parte de la región. La interpretación cortoplacista del “nacionalismo petrolero” —que lideró el chavismo— es en buena parte responsable del pobre desempeño regional. En Argentina, Bolivia y Ecuador, luego de una exitosa apertura al capital privado, expropiaron contratos y nacionalizaron empresas. Como consecuencia, la inversión cayó, o se estancó, en pleno auge de precios. En México, el endeudado monopolio estatal, Pemex, desaprovechó la oportunidad del auge y su producción también colapsó.

La ola de expropiaciones tuvo dos importantes excepciones que lograron atraer inversiones con un sólido marco institucional: Brasil y Colombia. Sin embargo, incluso en Brasil, el descubrimiento de recursos masivos en aguas profundas promovió un endurecimiento de las condiciones de inversión y la politización del sector, cuyas consecuencias se están viendo en el escándalo de Petrobras.

Ahora, con precios bajos y la necesidad perentoria de un nuevo ciclo de inversión, todos los países le ponen la alfombra roja a los inversionistas extranjeros y compiten entre sí.

¿Aprenderemos la lección esta vez?

Venezuela casi mata a la “gallina de los huevos de oro” y otros países siguieron su ejemplo, aunque con menor saña. Para ellos fue una “década perdida”. Los vaivenes pendulares, del control estatal a la liberalización, han limitado el desarrollo del inmenso potencial de la región. Lo que se necesita es una verdadera política “nacionalista” de largo plazo, a partir de la creación de instituciones estables que permitan el desarrollo sostenido del sector energético y garanticen los derechos de propiedad de los inversionistas, y la eficiencia y sostenibilidad financiera de las empresas del Estado.

Una postura pragmática con amplio consenso político es la única solución perdurable. Aunque llegó tarde, la reforma de México parece estar más cerca de lograrlo. Inspirándose en Brasil y Colombia, creó una estructura institucional sólida con rango constitucional, basada en entes reguladores independientes. Promueve la inversión privada con un marco contractual y fiscal que se adapta a la rentabilidad de los proyectos, y reduce así los incentivos para la renegociación oportunista. El optimismo que esta reforma genera se ve solo atemperado debido a que la historia regional nos enseña que si las condiciones que han dado origen al “nacionalismo petrolero” regresan, podríamos tropezar una vez más con la misma piedra.

*Investigador de políticas energéticas del Baker Institute for Public Policy de la Rice University, en Texas.

Volver a la Home
  1. Bonelli: Chances Cristina= No inversiones. Bercovich: Durán Barba de CFK, Castillo y Massa-Randazzo
  2. El fracaso con el litio boliviano
  3. Campodónico: ¿Importar combustibles o petróleo?
  4. Arispe: Emisión de Petroperú ¿fue un éxito?
  5. Lapeña: Monitorear una agenda energética hasta 2019
  6. Morales Solá: El objetivo de Cristina es diezmar al PJ
  7. Guillermo Tórrez: Hacer con el litio un polo de desarrollo
  8. (Escribe Daniel Bosque) Y encima, el Mantagate
  9. Bonelli: El plan de Macri after elecciones
  10. Editorial Diario de Cuyo: Nuestros glaciares
  11. Felipe Correa: La urgencia de avanzar en la industrialización del cobre
  12. Escribe Ricardo Alonso: Los minerales y la civilización
  13. Victor Gobitz (IIMP): Minería y las app para taxies
  14. Scibona: Austeridad, la palabra tabú para la política
  15. Castro: China, el país más polucionado
  16. Stiglitz: EE.UU. los forajidos
  17. La Razón: Minería e industrialización en Bolivia
  18. Montamat: Pacto fiscal pendiente, en la Argentina
  19. Scibona: Quién se hace cargo del pasado y futuro
  20. Gutiérrez: La gravísima situación del Oil & Gas peruano
  21. El proyecto Uruguay pospetróleo
  22. Jornada: Minería, amenaza a la vida
  23. Montamat: Con China, relanzamiento estratégico
  24. (Escribe Álvaro Ríos) La OPEP es ya un dinosaurio
  25. Gustavo Lagos: Chilenos, minería y elecciones
  26. Martín Caparrós: Cumplir los 60 en la Argentina
  27. Mario Capello: Inversiones mineras
  28. Eyzaguirre: Peligros de una revolución verde
  29. Cobre baja por inventarios. Experto: Producción chilena en riesgo
  30. Pereyra: Nada nuevo bajo el sol de Neuquén
  31. Laborda: Macri y la tormenta brasileña. Oppenheimer: Corrupción en la región
  32. Pagni: Monumental crisis de legitimidad
  33. Cortés Simón: Gas natural en Transantiago
  34. Carlos Pagni: Deficiencias argentinas ante el espejo chino
  35. Roucco (CEDyAT): Otra oportunidad para las centrales nucleares
  36. Economista: Reservas de oro en Bolivia
  37. Laborda: El bolsillo golpea al gobierno
  38. Pagni: Negocios oscuros, Vaca Muerta y OPS
  39. Ricardo Alonso: Pioneros del azufre en Salta
  40. Freddy Gutiérrez: Arco Minero, república dentro de otra república
  41. Lagos: Ley laboral y minería
  42. Larraín: Chile, volver a crecer, con todos
  43. Minería y desarrollo de las comunidades en Perú
  44. Bosch: El futuro de la Ley de Generación Distribuida
  45. Viceministro de Minas Colombia: Minería bien hecha es posible
  46. Laborda: Atraso del dólar y debate
  47. Campodónico: Precios de los minerales y planificación
  48. AmCham: Desafíos a un año de la Ley de Renovables
  49. Marcos (Sinergia): ESCO, la oportunidad frente al tarifazo
  50. Ingeniero Hirschfeldt: Cuenca San Jorge, entre crisis y desafíos
Reciba EnerNews
 

EnerNews es una
publicación de D&C Visual S.R.L.

D&C Visual