Debate
Empresas por País/Región Por Rubro
A B C D E F G H I J K L M N Ñ O P Q R S T U V W X Y Z

ANÁLISIS

Apud: ¿Porqué son mas caras la nafta y el gas?

ENERNEWS/Clarín

EMILIO APUD*

Siendo que casi todos los bienes y servicios producidos en el país son sensiblemente más caros que en el exterior , ¿porqué existe la sensación en nuestra sociedad que los combustibles deberían ser la excepción? Para dar una respuesta a esta aparente paradoja, en este reducido espacio me referiré solo a los combustibles líquidos: nafta y gas oil.

La materia prima para elaborarlos es el petróleo y su precio internacional, medido en dólares por barril, desde 2014, observa valores muy inferiores a los que prevalecieron en los diez años precedentes.

En casi todo el mundo, el precio de los combustibles acompaña al del petróleo, por significar este el 80% de sus costos. Por tal motivo, en esas latitudes, los combustibles ahora están baratos y antes, cuando el precio del barril promediaba los US$ 80, eran caros.

Lamentablemente esa lógica no fue de aplicación en nuestro exótico país, debido a la intervención arbitraria y las manías aislacionistas de los gobiernos kirchneristas que establecieron precios “políticos” al petróleo local, dando origen al denominado “barril criollo” so pretexto de “proteger el bolsillo de los argentinos” primero y a la “industria petrolera” después, aunque finalmente perjudicaran a ambos.

Cuando el alza del precio del barril en el mundo, allá por 2007, superaba los US$ 120, en nuestro país, a instancias del iluminado Guillermo Moreno, se establecieron valores discrecionales que en promedio fueron la mitad que los internacionales. Tal actitud generó una importante transferencia de ingresos del sector petrolero a los usuarios de combustibles quienes recibieron estas medidas con algarabía desconociendo la descapitalización que le propinaban al sector que redujo al mínimo sus inversiones ocasionando mermas en productividad, pérdidas de reservas y mayores caídas de producción.

Esta situación duró hasta 2014,cuando se derrumban los precios internacionales y el gobierno anterior decide intervenir nuevamente, pero al revés, inventando ahora un precio para el petróleo local por encima del internacional. Gran parte de la opinión pública interpretó aquella medida como un subsidio a las empresas petroleras, cuando en realidad fue una especulación política para evitar: cierre de yacimientos cuyos costos estuvieran por encima del barril internacional, quebrantos en las provincias productoras que perciben 12% de la producción en concepto de regalías, despidos en masa en el sector laboral y restricciones al sector externo ante la necesidad de mayores importaciones, cuando ya se habían acabado los dólares.

Al asumir el actual Gobierno, hereda este modus operandi y se ve inhibido de cancelarlo abruptamente por las consecuencias sociales y políticas que agravarían la delicada situación en que el kirchnerismo había dejado al país. Se prorroga entonces el barril criollo con valores hasta 2018 para que la industria petrolera y las provincias dispusieran de un plazo para adecuarse al precio de referencia internacional. Esa decisión, que considero acertada, fue anunciada el año pasado y tanto la industria como los gremios y los estados - provincial y nacional - están haciendo los esfuerzos necesarios para aumentar productividad de manera tal que, en caso de continuar los bajos valores internacionales, sea mínima la cantidad de yacimientos que por sus costos deban suspender su actividad.

Podemos entonces resumir diciendo que para producir naftas y gas oil en cualquier refinería el principal insumo es el petróleo. La diferencia es que mientras afuera pagan por el barril US$ 45, en Argentina su precio ahora es 55, luego de alcanzar los 80 hace dos años, obligando en consecuencia a los usuarios transferir al sector la diferencia que en 2015 significó unos US$ 3.500 millones.

Hasta aquí la causa principal que explica porque en nuestro país la nafta y el gas oil suben cuando en el mundo bajan y viceversa. Pero no es la única. Convive con otras tres de peso: los impuestos, que significan el 42% de lo que pagamos en el surtidor y hasta el 48% en varios municipios que imponen una inexplicable tasa, los biocombustibles agregados a naftas y gas oil por ley, más caros que el combustible que sustituyen y, por último, el contexto inflacionario que incide directamente en varios componentes del precio del combustible.

Habitualmente, todo el petróleo procesado en nuestras refinerías es de origen local, es decir se extrae de yacimientos ubicados en el país y no se puede importar salvo mediante el otorgamiento de cupos que autorice el Gobierno.

Pero esta situación de intervencionismo, que afecta a la actividad desde 2003, concluye el año próximo por decisión de la actual administración de retomar lo que establece la ley, es decir, la desregulación y precios de referencia internacionales que son la base para restablecer reglas de juego claras en una industria que clama por inversiones para desarrollar sus inmensos recursos.

*Ingeniero industrial. Ex secretario de Energía y Director de YPF

Volver a la Home
  1. Herrera: ¿Argentina es el canario de la mina de la crisis turca?
  2. Experta: Chile no piensa la minería a fondo fondo
  3. Transferencia de Edenor y Edesur: siete preguntas oportunas
  4. El combo australiano minería-rugby en San Juan
  5. Gloriagate x 2: Bonelli: Videos, delaciones y recesión. Burgueño: Cuadenos K afecta crecimiento
  6. Rodríguez Manrique: Litio, ¿una cura para la depresión económica?
  7. Escribe Alvaro Ríos: Macri y el laberinto energético que heredó
  8. Escribe Sánchez González: La extraordinaria revolución del fracking
  9. Escribe Campodónico: ¿Enterrando al Gasoducto Sur Peruano?
  10. Aborto: Argentina dijo No. Bosque: La primavera es inexorable
  11. Escribe Alonso: Historia y usos del grafito
  12. Gloriagate: Qué dice la Ley del Arrepentido
  13. Gloriagate x 2. Bosque: Pijamas parties y aportantes VIP. Villalonga: ¿Ni un Lava Jatito?
  14. Cuauhtémoc Cárdenas: AMLO, energía y un voto razonado
  15. Escribe Arébalos: De Rusia, con amor (o Trump y Putin)
  16. Gloriagate x 2. Fidanza: Escenarios para Cristina. Morales Solá: Debería ir presa
  17. Bonelli: Corrupción y Club de la Obra Pública. Pagni: El cuaderno que falta
  18. Escribe Daniel Bosque: Plegarias de la minería argentina a la Pachamama
  19. Julio Peña: Litio, SQM y Libre Competencia
  20. Oña: El gran temor del Gobierno, dos años con recesión
  21. Escribe Ferraro (KPMG): Los PPP viales frente a un escenario desafiante
  22. Polémico Milei: Una economía al borde del abismo
  23. Escribe Velázquez Álvarez: El ser y no ser de la minería argentina
  24. Alfredo Dongo: Perú y energías renovables sin visión de futuro
  25. Escribe Olivera: El petróleo, un arma de doble filo para Macri
  26. Escribe Montamat: El mundial de gas natural se empieza a disputar ahora
  27. Rivera (IIMP): Perú sólido frente a guerra comercial
  28. Ordoñez: Por qué caerá Daniel Ortega
  29. Marcial García (EY): El cobre y su impacto en el crecimiento del Perú
  30. Escribe Meyer: Renovables en Chile con nuevos tiempos y desafíos
  31. Escribe Alonso: El supercontinente Amasia
  32. Escribe Scibona: La energía con precios dolarizados y de mercado
  33. Bonelli: Lagarde quiere ver a Macri y la oposición argentina
  34. Escribe Paz Herrera: YPF, el fraude continúa
  35. Tejada: El pecado original de Agua Negra
  36. Olivera: Macri no quiere echar nafta al fuego. Tenembaum: Poder económico debilita y amenaza
  37. Ruocco: La incertidumbre del plan nuclear pasa factura
  38. Bonelli: Crisis e internas en la Casa Rosada
  39. Escribe Nicolás Santos: Por qué la ley de renovables complica el mercado de trabajo
  40. Escribe Etcheverry: El Limay, otra "vía" para Vaca Muerta
  41. Escribe Francisco Tosi: ¿Por qué no nacen empresas?
  42. Escribe Alonso: Especies minerales argentinas
  43. Escribe Daniel Montamat: ¿Por qué la energía está dolarizada?
  44. Escribe Eduardo Rubio: El Mangrullo, hipocresía y demagogia
  45. Bonelli: Postergarían la reforma tributaria para cumplir con el FMI
  46. Escribe Aguirre: Tensión económica no debe frenar desarrollo de las renovables
  47. Olivera: El Estado se devora a sus hijos bastardos. Scibona: El desafío de adaptar las palabras a los números
  48. Escribe Muñoz: Energía renovable y proyecciones para Chile
  49. Bonelli: La letra chica del acuerdo con el FMI y el dólar que busca el Central
  50. Juan Pablo Amar: Las Microredes Híbridas han llegado para quedarse
 

Propietario: D&C Visual S.R.L. | C.U.I.T.: 30-70894554-0
Piedras 153 3ºA (1070) Ciudad Autónoma de Buenos Aires
Director: Daniel Eduardo Bosque director@miningpress.com

EnerNews es una
publicación de D&C Visual S.R.L.

D&C Visual