Debate
Empresas por País/Región Por Rubro
A B C D E F G H I J K L M N Ñ O P Q R S T U V W X Y Z

ANÁLISIS

Gloriagate x 2. Fidanza: Escenarios para Cristina. Morales Solá: Debería ir presa

ENERNEWS

Eduardo Fidanza

A estas horas no se sabe qué curso tendrá en la Justicia la denuncia originada en la ejemplar investigación de los periodistas de la nacion, encabezados por Diego Cabot.

Hasta ahora el juez ordenó allanamientos y la detención simultánea e inmediata de los sospechosos, entre los que se encuentran ex funcionarios, pero también importantes empresarios, lo que constituye una novedad en la Argentina, aproximando la escena al Lava Jato brasileño.

La comparación con Brasil no concluye en la metodología del juez, sino que se extiende a la política y a las elecciones de 2019. La sombra de Lula, un exmandatario preso por corrupción que no obstante encabeza las preferencias para los comicios presidenciales brasileños de este año, se proyecta sobre Cristina Kirchner. Algunos pretenden que podría ocurrir aquí lo mismo que sucede en el país vecino.

Argumentos consistentes se han ofrecido, sin embargo, para distinguir la situación de estas dos figuras y la de sus naciones. Existen al menos cuatro diferencias. En primer lugar, la naturaleza del caso: Lula está doblemente sentenciado por un hecho acotado de dádivas; Cristina está sospechada de encabezar una vasta asociación ilícita que habría estafado al Estado por centenares de millones de dólares.

Segundo, las justicias de la Argentina y Brasil exhiben una eficacia muy dispar ante la corrupción: mientras que en nuestro país los resultados son muy pobres, en el limítrofe se desarrolla un vasto, célebre e inédito proceso judicial contra la corrupción que ha llevado a la cárcel no solo a dirigentes políticos, sino también a funcionarios de distinto rango y a poderosos empresarios.

Las dos razones restantes que diferencian a Brasil y la Argentina no aluden a la esfera judicial, pero muestran la distancia entre ambas sociedades.

Fueron señaladas por Andrés Malamud en una nota en esta página hace poco: el militarismo y la fuerza de movilización de las capas medias. Según el politólogo, el protagonismo de los uniformados se debe a que ellos tienen una valoración impensable para nosotros: se los considera garantes del orden antes que una amenaza autoritaria, en una sociedad con fuerte recelo entre las clases y alta criminalidad, donde la satisfacción con la democracia es apenas del 13%, según datos del Latinobarómetro.

 La mayor capacidad de movilización de la clase media completa el cuadro de diferencias: en Brasil el PT reconoció a los sectores bajos y canalizó sus demandas, pero su conciencia y organización dista de ser la que legó el peronismo en la Argentina. Ante esa falencia, las capas medias muestran mayor dinamismo.

Si estas razones fueran ciertas, Cristina quedaría desligada de Lula, librada a una suerte singular cuyo guion no está escrito. Ella provoca reacciones muy dispares entre los argentinos, que van desde la defensa tenaz hasta el más grande de los desprecios. Por lo demás, cumple con el perfil típico de los dirigentes peronistas: su popularidad aumenta a medida que se desciende en la escala socioeconómica.

 En promedio, posee una valoración demoscópica estable, de alrededor de un tercio de la población. Como se dice en la jerga de políticos y consultores: su "piso" y su "techo" son similares, lo que significa que si bien retiene una cantidad considerable de aprobación, y eventualmente de votos, no muestra capacidad para trascenderla.

A grandes trazos, el tercio de Cristina se compone de una base amplia de adherentes férreos que la apoyan por razones ideológicas y por reconocer su obra de gobierno. Este grupo cree que ella representa a las fuerzas productivas de la sociedad, a las que promovió durante su gestión y ahora defiende ante un "gobierno de los ricos". Además de eso, Cristina recoge a algunos desilusionados de Cambiemos, pero su ambulancia resulta poco atractiva e ineficaz porque ese contingente no quiere volver a sus brazos. Todavía aguarda respuestas de un gobierno que lo despechó con el ajuste.

Considerando estos antecedentes, pueden esbozarse tres escenarios para la expresidenta. El primero surge de la impotencia para aprovechar la crisis: a pesar de la erosión del oficialismo es difícil que logre la presidencia si se postulara, porque alzarse con los votos necesarios para alcanzarla no depende solo del malestar económico, sino de un vuelco improbable: que la votaran los que ya la sentenciaron, abandonándola en 2013. Esa torsión es aún menos factible después de los cuadernos, una obscenidad que ofende (y divierte) a la mayoría. Después del episodio pocos quieren una foto con ella.

Si no es posible disputar la presidencia, se le abre un segundo escenario: ir presa y victimizarse, con una diferencia clave respecto de Lula: estaría a la sombra, pero sin encabezar la carrera presidencial. El tercer escenario de Cristina depende del aún incierto peronismo racional: podría ser valorada en ese espacio si abdicara de su proyecto de poder, o segregada si insistiera en él. En síntesis, un futuro entre herbívoro, aislado y penitenciario, muy parecido a la decadencia.


 

Por qué Cristina debería estar presa

Joaquín Morales Solá

El remisero Oscar Centeno aceptó que escribió los cuadernos . Un empresario, Juan Carlos de Goycoechea, confirmó el procedimiento que contó Centeno, aunque no la cantidad de dinero. El círculo se cierra sobre Cristina Kirchner .

 El resto de los empresarios callan. El silencio es también una forma de asentir. Sus abogados les dicen que se trata solo de una serie de fotocopias sin valor probatorio. Es un mal consejo y un grave error: hay en esa causa un monumental trabajo del periodismo y de la Justicia para cotejar los datos que Centeno escribió en los cuadernos.

Tanto LA NACION como el juez Claudio Bonadio y el fiscal Carlos Stornelli temieron ser desmentidos por el remisero. ¿Y si hubiera dicho que él no había escrito nada? La Justicia solo actuó cuando ya había confirmado gran parte del relato de Centeno.

Cómo trabaja la grafología, la técnica que estudia la escritura como reflejo de la personalidad

El escritor es un suboficial mayor del Ejército. Está acostumbrado a escribir todos los días un informe de novedades, que es la rutina de los militares. Sus cuadernos están escritos con buena ortografía y sin errores de puntuación. Salvo en dos o tres frases durante diez años, no hay opiniones (solo en una entrada habla de que le da "asco" lo que ve); es, sobre todo, la descripción de una trama corrupta por parte de un cronista meticuloso y excepcional.

 ¿Por qué los escribió? ¿Por qué hizo esos relatos cuidadosos y exactos de entregas y recibos de coimas? La opinión predominante entre funcionarios judiciales es que preparaba una extorsión. Algo hubo ya: su casa, sus autos y el departamento de su expareja fueron pagados por Baratta . Centeno entregó en custodia esos cuadernos a un amigo, suboficial de la Policía Federal, que es quien los leyó y los sacó a la luz pública.

Centeno temió, hace algún tiempo, que su casa fuera allanada. En declaraciones a Bonadio, ese policía federal amigo de Centeno, Jorge Bacigalupo, dejó entrever que era profundamente antikirchnerista, con especial antipatía hacia la exministra de Seguridad Nilda Garré .

El escritor es un suboficial mayor del Ejército. Está acostumbrado a escribir todos los días un informe de novedades, que es la rutina de los militares. Sus cuadernos están escritos con buena ortografía y sin errores de puntuación. Salvo en dos o tres frases durante diez años, no hay opiniones; es, sobre todo, la descripción de una trama corrupta por parte de un cronista meticuloso y excepcional

Bonadio y Stornelli se juramentaron el secreto, en primer lugar. Solo seis personas en total estuvieron al tanto de las investigaciones. Tres funcionarios del juez y uno del fiscal, además de ellos dos. Se convirtieron en una especie de logia cuyos integrantes se entendían por señas. Empezaron por chequear los datos más intrascendentes de los cuadernos. Centeno escribió que había llevado a Baratta al sanatorio Mater Dei, a la hora precisa de un día determinado, a hacerse una infiltración. Fueron a la clínica a preguntar si ese dato era cierto. Era cierto. El remisero dejó constancia de que había llevado a la madre de Baratta, también en un día preciso, a la Fundación Fleni. La Justicia preguntó si era verdad.

 Era verdad. Centeno contó varias veces que lo mandaron a comprar helados a una heladería de San Martín, muy conocida en la zona por la calidad de sus productos; debía llevarlos luego a casas que están a varios kilómetros de ahí. Bonadio nació en San Martín y hasta trabajó en esa heladería en un par de veranos de su juventud. Conoce el prestigio de la heladería. No le pareció raro que el chofer hiciera trayectos largos con esos helados.

 El juez le pidió también a la División Drogas Peligrosas de la Policía Federal, en la que confía, que le confirmara que son reales los edificios y las direcciones consignadas por Centeno en sus cuadernos. Todos coinciden. La descripción de los edificios que hizo la Policía Federal es muy parecida a la de los cuadernos. Desde ya, también se cotejaron las obras públicas que estaban a cargo de cada empresario con las fechas de la entrega de los sobornos.

Todos (o muchos) empresarios deberían hablar para empezar a escribir otra historia en este país. Al ser Centeno chofer de Baratta (encargado de la energía en tiempos de Julio De Vido ), la investigación se ciñe a las obras públicas referidas exclusivamente a la energía. Queda todavía el resto de la obra pública (que estaba a cargo de José López, preso por revolear bolsos con dólares); el transporte, responsabilidad de Ricardo Jaime, también preso, y la importación de combustible. Todo estaba bajo la jurisdicción de Julio De Vido.

 La corrupción era un sistema, no un método. En algunas conversaciones telefónicas grabadas por la Justicia, De Vido se queja de que tanto López como Jaime tenían relación directa con Néstor Kirchner , que no dependían políticamente de él. Se queja porque él está pagando con la cárcel por cosas que, según dice, ordenaron los Kirchner.

Cristina Kirchner debería estar presa si están presos tantos funcionarios y empresarios por una causa que describe, como ninguna otra, los procedimientos de la corrupción. Si los otros están presos por integrar una asociación ilícita, ¿por qué no está quien es considerada por la Justicia la jefa de esa asociación?

 Según esos cuadernos, ella cobró sobornos hasta un mes antes de irse del Gobierno, cuando ya Mauricio Macri era presidente electo. Fue una sorpresa hasta para importantes dirigentes de la oposición al kirchnerismo. La mayoría de ellos creían que Cristina se había dedicado a cuidar la recaudación de su esposo después de la muerte de este, pero que no había seguido con las coimas. Los cuadernos de Centeno indican que, ya viuda, recibía bolsos con dólares en su domicilio particular de Recoleta, donde vive ahora, y en la quinta presidencial de Olivos.

La protegen los fueros de senadora, pero el peronismo, que tiene la llave para desaforarla, debería reflexionar si le conviene seguir blindándola. La mayoría del peronismo (gobernadores, senadores y diputados actuales) no participó de la juerga corrupta de aquellos tiempos. Necesita regenerarse y para eso debe alejarse de la corrupción de entonces. Protegerla sería volver a hacer del peronismo un mismo bloque contagiado por el robo al Estado, por el triste resultado de un país pobre con políticos ricos.

Este es un caso novedoso por varias razones. La más importante es que un periodista riguroso, Diego Cabot, prefirió guardarse la primicia hasta que la Justicia hiciera su trabajo. Cuando se publicó la información, el juez y el fiscal ya habían avanzado muchísimo en la investigación

No existe la "doctrina Menem ", porque sencillamente ninguna instancia de la Justicia le pidió nunca al Senado el desafuero de Menem. La situación del expresidente está pendiente de una resolución de la Cámara de Casación. El precedente de Menem más cercano a Cristina es que aquel fue preso por un juez federal, Jorge Urso, poco después de dejar el poder. No era senador y no tenía fueros. También a Cristina le pidió la prisión preventiva un juez federal, Bonadio, no una vez, sino dos. La institución senatorial no puede convertirse, además, en un simple aguantadero de prófugos de la Justicia.

El caso está en manos de dos magistrados especiales. Bonadio no tenía relación con Cristina y no la tiene con Macri. De hecho, acaba de meter preso al principal ejecutivo de una empresa que era de un primo del Presidente. Caerá el primo, si es que tiene que caer. El juez allanó los hoteles de Cristina en El Calafate cuando ella era presidenta y fue el primero en llamarla a declaración indagatoria, en procesarla y en dictarle prisión. Stornelli metió preso a Menem y a De Vido; llevó la investigación del primer caso de corrupción de la era kirchnerista (el caso Skanska por sobreprecios en la construcción del Gasoducto del Norte) cuando Néstor Kirchner era presidente, y fue el primer fiscal que requirió la comparecencia de Cristina Kirchner en los tribunales. A Cristina, a sus funcionarios y a los empresarios los aguarda un camino arduo y largo en la Justicia.

Este es un caso novedoso por varias razones. La más importante es que un periodista riguroso, Diego Cabot, prefirió guardarse la primicia hasta que la Justicia hiciera su trabajo. Cuando se publicó la información, el juez y el fiscal ya habían avanzado muchísimo en la investigación. En los casos anteriores de denuncias periodísticas de corrupción, los jueces debieron correr detrás de la noticia. Aunque por una denuncia de Cabot, esta vez el juez y el fiscal están delante de la información. Eso es lo que no saben los que callan. Los que admiten con su silencio que Centeno contó realmente cómo fue todo aquello.

Volver a la Home
  1. Experto: ¿EE:UU y Arabia Saudita ponen en riesgos los mercados petroleros?
  2. Experta: Minería en México, en mira del narcotráfico
  3. Bonelli: Los planes para “encapsular” los efectos de la corrupción
  4. Escribe Alonso: Salta y su potencialidad productiva única
  5. Analista de Mercados: El oro, atrapado en un triángulo simétrico
  6. Escribe Ricardo Lagos: Contaminación, la epidemia actual
  7. Camilo Ferreira (Wiñaq): Política, extractivismo y anti minería en el Perú
  8. Voces en Mendoza: Minería y pasiones. Lavandaio: Sin propuestas. Sosa: Es San Jorge
  9. Miriam Leitão: La verdad ineludible en Petrobras
  10. Escribe Alieto Guadagni: Desaprovechamiento del potencial minero argentino
  11. ¿Argentina está produciendo demasiado gas natural?
  12. Montamat: Energía argentina, un problema y parte de la solución
  13. Bonelli: Pelea entre colosos de Wall Street y el FMI por la crisis argentina
  14. ¿Cuál es el costo real de la energía en tiempos de dólar histérico?
  15. (Escribe Villalonga) Sale Caputo, se fortalece Dujovne: ¿un pedido del Fondo?, ¿y "los mercados"?
  16. Parisi: La Argentina es un país gasífero, no petrolero
  17. Escribe Alonso: Museo de Rio, las cenizas de la Historia
  18. (Chorny) Vaca Muerta: Salvación para Macri, geopolítica para Trump
  19. Escribe Puigdomenech: Protección de glaciares, entre las evidencias y el macaneo
  20. Cavallo: ¿Convertibilidad 2018? Parodi: La economía bimonetaria en Perú
  21. Bonelli: La economía argentina, ante la temible “estanflación”
  22. García Gómez (CEDYAT): La revolución 4.0 y el sector público argentino
  23. (Escribe Villalonga) Crisis argentina: ¿Se va Dujovne y entra Melconian?
  24. Gasoductos: Nord Stream 2 podría ser imparable
  25. Saharrea: Retenciones en San Juan y el silencio de los inocentes
  26. Alieto Guadagni: Energía, ambiente y educación
  27. Bonelli: El FMI quiere que el dólar gire en torno de los 40 pesos
  28. (Escribe Villalonga) Posverdad y posmentira: los medios en la era de las redes
  29. Escribe De la Flor (SNMPE): La locomotora minera del Perú
  30. Francisco Tosi: Propuestas prácticas para la economía argentina
  31. Minería y Glaciares: Lavandaio critica a Carolina
  32. Super bonos según Cerna: Mando y liderazgo en las mineras de Chile
  33. Escribe Montamat: La revolución energética posible
  34. Scibona: Vaca Muerta, la apuesta a generar más dólares
  35. Escribe Castro: La estrategia argentina de desarrollo para el siglo XXI
  36. Carnicer (HUB Energía): Vaca Muerta es una realidad
  37. Alieto Guadagni: Responsabilidad en la minería argentina
  38. Cabot: "El club de la obra pública", obsceno show de la corrupción
  39. Borinsky: Cuadernos y el ABC de la Ley del Arrepentido
  40. Escribe Alonso: Mitos mineros urbanos
  41. ¡Argentinos, a las cosas!: La minería sustentable, según La Nación
  42. De Solminihac: En seguridad minera, no dormirse en los laureles
  43. Cuadernos x 2. Pagni: Gobierno y transparencia. Bonelli: Testimonio complica a CFK
  44. Marcial García: Quellaveco, lo bueno se hace esperar
  45. Herrera: ¿Argentina es el canario de la mina de la crisis turca?
  46. Experta: Chile no piensa la minería a fondo fondo
  47. Transferencia de Edenor y Edesur: siete preguntas oportunas
  48. El combo australiano minería-rugby en San Juan
  49. Gloriagate x 2: Bonelli: Videos, delaciones y recesión. Burgueño: Cuadenos K afecta crecimiento
  50. Rodríguez Manrique: Litio, ¿una cura para la depresión económica?
 

Propietario: D&C Visual S.R.L. | C.U.I.T.: 30-70894554-0
Piedras 153 3ºA (1070) Ciudad Autónoma de Buenos Aires
Director: Daniel Eduardo Bosque director@miningpress.com

EnerNews es una
publicación de D&C Visual S.R.L.

D&C Visual