Debate
Empresas por País/Región Por Rubro
A B C D E F G H I J K L M N Ñ O P Q R S T U V W X Y Z

ANÁLISIS

Saharrea: Retenciones en San Juan y el silencio de los inocentes

MINING PRESS/ Tiempo de San Juan

Sebastián Saharrea

El latigazo fue más grande de lo pensado: no sólo la minería, también el agro. Daños gigantes y ningún reclamo en proporción, apenas los de compromiso. 

Eduardo Garcés y Juan José Ramos, dos reconocidos dirigentes viñateros sanjuaninos, llegaron hace tiempo a los extremos en solidaridad con los hombre de campo de la Pampa Húmeda por las retenciones de la soja. Se sienten sus colegas, sólo lo son en el carácter agrícola de sus actividades porque ni en la escala ni en su gravitación se le parecen.

Ahora, con la generalización del impuesto a la exportación anunciado por Macri el lunes pasado, han quedado como los que deben pagar el grueso de la cuenta. Se veía venir un guantazo sobre el mundo sojero, también sobre la actividad minera. Pero golpeó con más furia sobre el eslabón más débil.

Fueron ambas actividades el foco de las deliberaciones en Olivos el fin de semana pasada, entre los ruegos del entonces ministro Etchevehere ubicado a ambos lados del mostrador y la furia twitera de Elisa Carrió, quien dejó una de las frases que los sanjuaninos nunca deberíamos olvidar: que la minería le hace mal al país.

Siempre cruzando los dedos para que la fiebre revisionista del macrismo sobre sus propios pasos -primero celebrando el fin de las distorsiones de las retenciones y ahora reimplantándolas, y hasta diciendo en público que está mal hacerlo pero igual lo hacen- no afectara a los eslabones más débiles de la estructura productiva de San Juan. Y lo hicieron: la clavaron parejos para todos, apenas discriminando en un peso (entre 3 y 4 pesos por dólar exportado), pero igual para la soja pampeana que para las pasas sanjuaninas.

Por citar apenas uno de los tantos rubros exportadores sanjuaninos a los que les costó horrores abrir mercados internacionales, viajar, mostrar, convencer, golpeados ahora por el impuesto uniforme a quien lo hace. Hay también uva en fresco, ajo o semillas, para citar todo el abanico en que los productores locales se pelan el lomo para mantener el mercado internacional. También hay industrias como el mosto, la cal y hasta los medicamentos.

No aparecieron Garcés o Ramos, o cualquier otro de los productores castigados por este sablazo del gobierno nacional. Que ya les había manoteado la semana anterior una suma considerable en los reembolsos a las exportaciones, y ahora decidieron aplicarle el cross al mentón del impuesto por exportar.

Apenas alguna declaración de ocasión, sólo para decorarla. Nada proporcional a la furia con la que 7 años atrás ganaron las rutas envalentonados y proclamando la llegada de la república. Ellos mismos podrían explicar mejor porqué esta vez ni siquiera amagaron con levantar la voz y hasta hubo que llamarlos varias veces para que dijeran educadamente ser víctimas de una injusticia. Está claro que ahora no es similar en lo polĺtico: no se la llevarían de arriba por cortar una calle y su relación con la provincia quedaria machucada. El gobierno de Uñac no lo toleraría fácil, y eso que no sería el destinatario de la queja como sí debería serlo Macri.

Pero el panorama para ellos es peor ahora que antes, cuando cruzaron sus tractores en las rutas. Ahora les dicen que se benefician con el nuevo tipo de cambio que saltó de 30 a 40 pesos en 10 días, igual que el gobierno kirchnerista les dijo que lo hacían con el dólar alto y los precios internacionales firmes.

Pero ahora tienen otra soga en el cuello: todas las presuntas ventajas que un productor sanjuanino dispone por el dólar alto, quedan desperdiciadas en el notable incremento del costo argentino, establecido esencialmente por el gas oil (que en cualquier momento llegará a los $50) o de la energía ($100.000 mensual para alimentar una bomba de riego). Aunque ellos prefieren focalizar en los altos impuestos, si son provinciales mejor.

Con el ingrediente de las diferencias en la cadena vitivinícola: los viñateros recibieron el precio atado a un dólar de $20 al fin de la cosecha, y los bodegueros la comercializan a un dólar de $40, o 36 descontada la nueva retención. Diferencia de clase que fue tímidamente esbozada por Ramos esta semana, claro que sin levantar demasiado la voz y mucho menos cortar rutas.

Esta vez, parecen haberles tomado el pelo: la comparación del impacto de la nueva retención en la soja es indiferente sobre lo que pega en las economías regionales como la sanjuanina. Afilando el lápiz luego del anuncio del ministro Dujovne, podrá advertirse que la soja recibió, como todas las exportaciones primarias, una imposición de $4 por dólar, es decir del 10% del volumen exportado con el dólar a $40. A su vez, fue beneficiado con la aceleración del cronograma de rebajas: del 26% en estaba el nivel descendente previsto a cerrar en 18% en diciembre del 2019, a los 18% en que quedó hoy mismo vía decreto.

Es decir que en el mismo acto, bajo 8 puntos y subió 10. Y éstos últimos se irán licuando con la subida del dólar. El saldo neto arroja un plus de 2 puntos, tomados como todo aporte del sector más poderoso de la economía nacional: ¿habrá sido gravitante en esta especie de simulacro de aporte sojero la condición de funcionario y parte interesada a la vez de Luis Echevehere (reducido a secretario de Agroindustria y ex jefe de la Sociedad Rural), o la militancia descomunal pro campo (entendiendo por campo a la Pampa Húmeda) de la standupera Elisa Carrió?

Por lo pronto, hay una denuncia penal, no por el escaso aporte en que quedó la soja sino por manejar información privilegiada: entre jueves y viernes liquidaron el 10% de la cosecha, antes de que operara el lunes el cargo a retener. Beneficio del que no dispusieron los productores agrícolas sanjuaninos, que siguen suponiéndose colegas de los sojeros aunque tengan que pagar el grueso de la cuenta.

Igualmente triste es el panorama del vino. Años y años de remar contra las dificultades, abriendo camino a las ventas al exterior, suportando la caída de la demanda, para que el sector bodeguero más poderoso del país aplauda de pie este latigazo de Macri.

Semejante expresión de síndrome de Estocolmo, en el que el secuestrado se enamora de su captor, expuesta esta semana con la visita del presidente a la Coviar. La corporación, conducida por el sanjuanino Angel Leotta cuando se negó a cuestionar las medidas comerciales de la Nación que permitieron el ingreso de vino chileno más barato, agravando el sobrestock y en consecuencia el precio. Por el contrario, fueron a Olivos a sacarse la foto y comer flan.

Ahora repitieron la dosis. Recibieron en la cara el garrotazo del nuevo impuesto en tiempos recesivos en ventas y de caída de mercados internacionales, lo mismo que los motivó en la guerra santa de las 125 a plantarse ante el gobierno nacional. Pero esta vez, recibieron con pompa al presidente. Y le dijeron textual: “Es un aporte que hace el sector en esta apuesta, nos solidarizamos con todo este esquema nacional, con estas retenciones para reducir el déficit fiscal. Como serían temporales, estamos dispuestos a seguir apoyando al presidente”. Textual de Walter Bressia, vice de la Coviar, a diario Uno.

Una especie de qué buenos azotes, señor presidente. Medio tono que ni el sanjuanino que preside la entidad equivó: Leotta anunció, luego de ser rastreado para encontrarlo, que no está de acuerdo a título personal, pero no puede decir lo mismo por la entidad que encabeza. ¿Así que la Coviar no puede pronunciarse contra un impuesto que torpedea sin disimulos la actividad?

Para el Guiness, mientras los exportadores de vino vienen sufriendo la sangría de la actividad, como ellos mismos lo dijeron en un documento: en 2011, tras la revuelta de la 125, exportaban por U$S 1.200 millones, ahora apenas U$S 800. El kirchnerismo dejó retenciones por el 6%, compensada por la devolución de los reintegros también del 6%. Ahora, Macri rebajó los reintegros al 3,2% y clavó retenciones por $3 por dólar (hoy casi el 8%), con lo que el vino queda con una diferencia negativa del 4,2%. Mucho más que la soja, quedó en -2%. Y más que con el gobierno anterior, que operó en equilibrio. Antes se enfurecían, ahora “apoyamos al presidente”.

Algo parecido le ocurre a la Cámara de Exportadores de San Juan, liderados por Antonio Giménez. Un ex funcionario provincial que aplaudió las últimas medidas del gobierno nacional, y hoy paga sus consecuencias. El 10 de mayo, Gimenez apoyó el anuncio presidencial de pedir auxilio al FMI. Dijo que dio su aval “para enviar una señal al mercado y evitar una crisis cambiaria o frenarla”. 

Con la crisis cambiaria no frenada sino desatada en toda su furia, la Nación pegó el manotazo primero a los reintegros y luego a los envíos al exterior. Y lo hizo de la peor manera: de forma lineal, como si todos fueran lo mismo. Un chiste que en un año puede costarles a los hombres de negocios con el exterior desde San Juan nada menos que $4.300 millones. Si se desacopla la minería y se focaliza en el campo y la industria, más de $ 1.000 millones. Sin que sus principales afectados digan nada que moleste al presidente.

* Director de Tiempo de San Juan

Volver a la Home
  1. Marcelo Bonelli: Datos concretos del lavado K
  2. Escribe Eddy Lavandaio: Las dos minerías
  3. La revolución renovable y el problema con el litio
  4. Guadagni: Cómo superar el retroceso energético
  5. Experto: Oro y plata, el refugio más inteligente
  6. Oro baja al ritmo del dólar ¿Oportunidad de compra?
  7. Víctor Gobitz: Qué hará el Perú en PDAC 2019
  8. Análisis: Pemex, condenado. Plan de los inversores
  9. Editorial La Nación:La tragedia minera en Brasil
  10. Bonelli: Macri citó a economistas y les pidió una propuesta global
  11. Escribe Zárate: Pemex, AMLO y cómo perder las reservas petroleras
  12. Dalmati (ORSEP): La seguridad de los diques en Argentina
  13. Muchnik: El daño que el mito del país rico le ha hecho a la Argentina
  14. Ká Bernal: Chile es el ganador por compras de gas a Argentina
  15. Ricardo Alonso: ¿Quién fue Schneidewind?
  16. Alvaro Ríos: Gas boliviano no será imprescindible, pero sí importante
  17. Scibona: La restricción fiscal va a ralentizar el boom del gas
  18. Guiñazú: Tragedia en Brasil, la tentación de quedarse callado
  19. González (IIMCh): Debilidades de la propiedad minera afectan la exploración en Chile
  20. Escribe Montamat: Los dos bolsillos de la factura energética argentina
  21. Ruocco (CEDyAT): Brumadinho genera incertidumbre en Argentina
  22. Damjanic (Finning): Burocracia e inversión minera en Chile
  23. Jaime Abedrapo: Ley Reservada del Cobre, FF.AA. y las promesas de siempre
  24. Escribe Alonso: La apasionante historia de Tadeo Haenke
  25. Ricardo Alonso: Historia forense del medio ambiente
  26. Las energy tech cambian negocios del sector en el mundo
  27. Dos miradas sobre el gas USA: El récord en GNL y el beneficio ambiental
  28. Luis Sapag: No convencionales, mitos y verdades. Sureda: gas natural vs. renovables
  29. Experto: El desplome del gas natural no se detiene
  30. Escribe Muchnik Los vaivenes de la extrema derecha
  31. Pagni: La sofisticada estrategia jurídica que le evitó a Macri un fracaso en EE. UU.
  32. Rivera (IIMP): Proyecciones del sector minero en el 2019
  33. Kind: Renovables y el gas, una oportunidad única para el desarrollo de Argentina
  34. Pagni: El Gobierno, ante un giro en la política energética. Bronstein: El combo de la energía
  35. Escribe Guadagni: El cambio climático, como la ruleta
  36. Por qué 2019 podría comenzar con un rally del crudo
  37. Qué pasará con los precios del cobre en 2019
  38. Bonelli: La prioridad de Macri. Zizarí: Once razones por las cuales 2019 será peor que 2018
  39. Escribe Pagni: Los campos de batalla de la Justicia
  40. Imprescindible análisis: Hacia donde va la relación de China con América Latina y el Caribe
  41. Análisis global: Porqué persiste el petróleo barato
  42. El litio se mantuvo estable en diciembre. Las fusiones
  43. Eintoss (CECE): Combustibles y concentración en la Argentina
  44. Escribe Montamat: Una política de Estado para el shale argentino
  45. Escribe Estenssoro: Los interrogantes ocultos detrás del juicio por YPF
  46. Julio Villalonga: Cuadernos de la discordia. Diego Cabot: El regalo a los empresarios
  47. Guillermo Kohan: Caen joyas sagradas como Vaca Muerta
  48. Ricardo Alonso: El algodón de los salares de la Puna
  49. ABC minero: Las tecnologías de drilling en Australia
  50. Iván Alonso: Ley subirá tarifas eléctricas en Perú
 

Propietario: D&C Visual S.R.L. | C.U.I.T.: 30-70894554-0
Piedras 153 3ºA (1070) Ciudad Autónoma de Buenos Aires
Director: Daniel Eduardo Bosque director@miningpress.com

EnerNews es una
publicación de D&C Visual S.R.L.

D&C Visual