La Era Trump

ANÁLISIS

Torreblanca: El suicidio anglo-americano. Cantelmi: ¿Celebración o funerales?

El suicidio Anglo-American

MINING PRESS/ENERNEWS/El País

JOSÉ IGNACIO TORREBLANCA*

La duración del mandato que Donald Trump puede muy bien ser juzgado en el futuro como el momento en que Estados Unidos comenzó a desmantelar el orden internacional que sucesivas administraciones norteamericanas habían construido con tanto celo y mantenido desde 1945. inauguración de Trump coincide en el tiempo con la declaración formal esta semana por la primer ministro británico, Theresa May, que tiene la intención de activar el proceso de retirar total y completamente de la Unión Europea

El suicidio angloamericana

 
 

Esta coincidencia en el tiempo trae crudamente la cuestión de si es posible que no sean testigos de final (absurdamente autoimpuesto) de un largo período histórico y fructífero de la hegemonía angloamericana.

Una simple mirada atrás en el tiempo es una prueba de la profundidad de la brecha geopolítico y económico que Washington y Londres están abriendo al retiro voluntariamente de más de dos siglos de dominación anglo-estadounidense en los planos político, económico, cultural y militar. El siglo imperial británico, que comenzó en 1815 después de las guerras napoleónicas, terminó en 1914, 100 años después, dejando el Reino Unido como la única potencia mundial, y uno que era indiscutible. 

En su ápice, inmediatamente antes del estallido de la Primera Guerra Mundial, el Imperio Británico ejerce poder sobre 412 millones de personas, o el 23% de la población mundial, y sus dominios cubierto casi una cuarta parte de la superficie de la Tierra. Pero el Imperio Británico fue tan afortunado como lo fue inmensa. EE.UU. se hizo cargo, por primera vez en la historia - imperios entrantes normalmente destruyen los salientes - No sólo se hacen cargo con toda tranquilidad, pero también efectuadas con y renovados, el proyecto liberal, político y económico inspirado en el Imperio Británico de trabajo. Y así, a través del sistema de Bretton Woods, que establece las normas para el comercio y las finanzas; a través de la Conferencia de San Francisco, que dio paso a las Naciones Unidas; y gracias al Plan Marshall, que levantó el continente europeo de la pobreza, el hambre y la inseguridad y forjó la alianza más exitosa de la historia, la alianza transatlántica, Washington formalizan ese relé pacífica del poder imperial, el diseño y posterior mantenimiento de la política mundial , orden económico y militar que todos conocemos.

Nigel Farage predijo la victoria Brexit era sólo un ensayo general europea de lo que sucedería en la escala global

Pero ahora estas dos potencias hegemónicas, los británicos y los americanos, que algunos han descrito como "benigna" (sobre todo en comparación con otros competidores como la URSS o la Alemania nazi, y no obstante el escepticismo de Gandhi con respecto a la insistencia de Occidente en describir el imperialismo como "la civilización ") están tomando un curso que es políticamente aislacionista, económicamente y culturalmente proteccionista xenófobo, cuestionando así los cimientos del orden mundial que tanto Pax Britannica y Pax Americana hasta el momento han compartido y articuladas.

La verdadera paradoja reside en el hecho de que tanto los EE.UU. y Gran Bretaña tienen todos los elementos en su favor para mantener un orden liberal, multilateral, de la misma manera que han estado haciendo, y para beneficiarse de ella muchas veces, como lo han hecho hasta la fecha. A pesar de sus quejas con respecto a la integración económica y la inmigración , el hecho es que ambos países han superado la crisis de 2008 más rápido que sus rivales, y que también son países de referencia cuando se trata de la integración de los inmigrantes o el fomento de la diversidad cultural y la tolerancia religiosa. A pesar de los lamentos de Trump y partidarios de Brexit, sus países están experimentando un período de oro en comparación con los demás y en comparación con otros períodos históricos. El hecho de que los países más dinámicos, abiertos y exitosos están tirando la toalla de la globalización es un recordatorio sorprendente que estamos pasando por una tremenda anomalía histórica.

Y, sin embargo, no sería la primera vez en la historia que un imperio se ha suicidado. De 1405 a 1433, la marina de guerra imperial de China zarpó todos los mares de Asia y la costa este de África al mando del almirante Zheng He. La dinastía Ming fue capaz de organizar expediciones de hasta 300 buques (algunos de ellos de 120 metros de longitud en una época en la Santa María de Colón solamente mide 26 metros) y que emplean a decenas de miles de marineros. Pero cuando el emperador Yongle murió, coincidiendo con la época en la que los navegantes portugueses comenzaban a surcar los mares, sus sucesores decidieron poner fin a las expediciones y comenzó un largo período de aislamiento que finalmente cortar de China fuera del conocimiento y los mercados clave en un momento crucial en su propio desarrollo. Esto dejó al país en una posición de debilidad que más tarde permitió a Occidente derrotar fácilmente, lo que obliga a abrir sus mercados. El hecho de que, mientras que Trump y mayo han anunciado su intención de salir, el presidente de China, Xi Jinping, se defiende la globalización en Davos, deben ofrecer una indicación muy clara de la profundidad del cambio de poder que estamos actuando como testigos a - uno que sólo se conseguir más profundo.

No sería la primera vez en la historia que un imperio se ha suicidado

Vivimos en un mundo dominado por la cultura anglo-americana, o de la civilización para aquellos que quieren usar ese término. Esta cultura ha creado las dos instituciones que definen nuestro modo de vida: la democracia representativa y la economía de mercado. Ambos se derivan de una filosofía política, el liberalismo, en el que pensadores de John Locke en la 17 ª siglo de John Rawls en la 20 ª siglo han jugado un papel destacado. A partir de la carta de derechos codificado en la Carta Magna que los nobles británicos obtenidos de Juan Sin Tierra en Runnymede en 1215, con la Declaración de la Independencia en Filadelfia en 1776, y sin olvidar Cromwell y la rebelión del Parlamento contra los absolutistas Carlos I durante la Revolución Inglés, todos los momentos de cuencas en tiempo (y aún sin terminar) camino de la humanidad a la libertad han sido en gran medida el trabajo de la civilización angloamericana.

 La imagen capta mejor que cualquier otra cosa al final de una época que parece que estamos en medio de. Me duele confirmar las capacidades predictivas de un carácter tan repulsivo como Nigel Farage, pero hay que admitir que la pesadilla global que comienza  con la inauguración de Trump , que comenzó a tomar forma ante nuestros ojos como un escenario probable en el día que Farage, que el campeón de la salida del Reino Unido de la UE, predijo que la victoria Brexit pasado mes de junio fue sólo un ensayo general europea de lo que sucedería en la escala mundial al Trump fue elegido presidente de Estados Unidos. Y por lo que parece. El ensayo general ha terminado. La cortina está subiendo, y el verdadero espectáculo está a punto de comenzar.

*Jefe Opinión de El País

Llegó Trump. ¿Celebración o funerales?, el mundo y los abismos que vienen

CLARÍN

MARCELO CANTELMI

1)
Influyentes medios como el ícono liberal The Economist y algunas organizaciones de peso internacional se han apresurado a denunciar que el nuevo presidente republicano, pese a su pertenencia a un sector definido de la derecha norteamericana, ha entrado en una senda que califican de “poco familiar”. Lo dicen por su inclinación proteccionista. Y por el repudio a los tradicionales aliados globales de Washington, especialmente Europa. “No ha hecho más que actuar con desdén contra quienes lo elevaron a su actual posición”, se quejó la famosa revista británica. En el mismo tono, el prestigioso Instituto de Estudios Estratégicos de Londres denunció la crisis de identidad de la OTAN, la alianza de defensa atlántica, desjerarquizada por la Casa Blanca a una especie de “caja de herramientas” sin valor estratégico.

Es historia. Estos comentarios son de mayo de 2002 y el protagonista de la irritación no es Donald Trump como podría hoy genuinamente suponerse. Se trataba de George Bush, que un año atrás había llegado al Salón Oval. En ese lapso el líder neoconservador había aumentado 70% los subsidios agrícolas y duplicado los aranceles para amparar a la industria acerera norteamericana. Su ministro de Defensa Donald Rumsfeld y el vice Dick Cheney se ocuparon especialmente de maltratar a Europa por la oposición a la guerra en Irak. Tenía razón Europa. Las miradas que devuelve la historia son útiles para comprender este presente y despejar causas de consecuencias. Enseñan que este millonario populista que acaba de asumir el gobierno de EE.UU. abrazado a muchos de esos criterios, no es una novedad. Ni tampoco un alien dentro de las líneas políticas del Partido Republicano. Su personalidad narcisista y tosca (“un niño con un hambre infantil de aprobación y alabanza”, según el columnista conservador Charles Krauthammer) agrega un punto, pero tampoco originalidades.

Esta columna ha recordado ya que la década del ‘20 exhibió ejemplos múltiples de comportamientos que ahora se asumen como novedosos. El republicano Warren G. Hardin, quien gobernó entre 1921 y 1923, seguido tras su muerte por su correligionario Calvin Coolidge, es un espejo que refleja este presente. Hardin, además de su obstinado aislacionismo, propuso, como Bush en su etapa y Trump ahora, abrogar impuestos a las súper ganancias y a la herencia. Su sucesor Coolidge y el siguiente, Herbert Hoover, continuaron la experiencia de concentración con iguales tonos grises y un nacionalismo extremo que llegó a plantear la noción de un EE.UU. como “el reino del americanismo, el reino de América”, que Hardin proclamó apenas antes de asumir.

 

 

Hillary Clinton y George Bush, la inauguración. afp

Esos tres gobiernos se distinguieron por un proteccionismo expansivo que se reflejó en aumentos de aranceles hasta niveles sin precedentes y EE.UU. devenido en prestamista a escala global. Pero la guerra tarifaria deterioró la capacidad de los deudores para enfrentar sus obligaciones, el mercado se volvió recesivo. Los efectos en Europa se notaban ya desde inicios de la década y no es casual que en 1922 un efecto haya sido el ascenso del fascismo en Italia, otro espejo inquietante del presente. El factor adicional fue una guerra de monedas entre el dólar y la libra, en un ambiente especulativo que fomentó el Estado norteamericano. Se llegaron a transar acciones de empresas que ni siquiera existían. Esa fiesta culminó en la crisis de 1929. La aventura de Bush Jr., en la misma senda que los felices años 20, acabó a su vez en la pesadilla financiera global de 2008. El 15 de setiembre de ese año quebró el banco Lehman Brothers y su efecto transformador en el sistema de acumulación capitalista abrió una nueva etapa, el inicio literal del actual siglo, una de cuyas consecuencias es el fenómeno Trump.

 
Llegó Trump. ¿Celebración o funerales?, el mundo y los abismos que vienen

Salida. Barack Obama y Joe Biden. AFP

“Shit happens”, bromean los norteamericanos frente a sus calamidades. Pero esta semana un estudio de Oxfam-Forbes ilustró sobre por qué suceden ciertas cosas. La desigualdad, indicó, no ha hecho más que expandirse, concentrando en ocho individuos la riqueza de la mitad de los habitantes del planeta. En EE.UU. “mientras la mitad de la población lleva 30 años sin crecer, el 1% más rico mejoró en ese lapso 300%”, indicó. Esa masiva disparidad es una situación “indecente” que exacerba los abismos sociales”, agregó el informe difundido en vísperas de la cita de Davos. Esos cimientos descompuestos se aceleraron como nunca antes a partir de la crisis de 2008 y se traducen en sociedades frustradas, y un desprecio letal a la política, un caldo del que emergen nacionalistas de palabra fácil y respuestas mágicas como Trump, o sus colegas de la oleada del neofascismo europeo.

2)
 El magnate arranca con un gabinete que quizá resigne a algunos personajes si es que el Senado, dominado por el establishment republicano, eligiera dar una señal de control. Pero es improbable. Aún entre los legisladores demócratas, mas allá del gesto de ausentarse de la ceremonia, no hay voluntad para bloquearlo. Ese punto encierra un dato clave: la incredulidad en la propia superestructura sobre la retórica antiestablishment que Trump volvió a esgrimir en su discurso inaugural de ayer como si aun estuviera en campaña y no hubiera claridad sobre el estabishment que sí introdujo a mares en su gabinete.

Europa, la de Bruselas, entre tanto, observa este cambio con una preocupación comprensible. La inquietud creció días atrás cuando el aún presidente electo, en reportajes al Sunday Times y Bild, resumió el extraordinario fenómeno de la unidad europea a una conspiración para competir con EE.UU. Y, negándose cualquier mérito de estadista, añadió que no veía futuro a esa comunión y que tampoco le importaba. Sus criticas a Angela Merkel por la apertura a los refugiados anticiparon además un antiatlantismo inesperado. Al igual que Bush, descartó por “obsoleta” a la OTAN que el saliente Barack Obama había elevado como límite a la Rusia de Vladimir Putin, El vínculo con el autócrata de Moscú tiene un futuro dudoso.

Llegó Trump. ¿Celebración o funerales?, el mundo y los abismos que vienen

Angela Merkel. Inquietante ataque de Trump. afp

Las diferencias estratégicas rusas con EE.UU. son extraordinarias y complejas como la relación que mantiene el Kremlin con Irán o con China. El magnate desprecia a la nación persa y ha venido azuzando a Beijing. Con el abrazo a Putin pretende deteriorar esa alianza, un objetivo complicado y hasta ingenuo. Es difícil suponer, sin embargo, que los roces con Beijing pasen de las palabras. El régimen chino se beneficia de este cambio. Trump anunció la eliminación del acuerdo transpacífico que edificaba un mercado de libre comercio para limitar la expansión de la segunda economía global. Ese espacio quedó liberado para la potencia pseudo comunista devenida en apasionada defensora del libre comercio. Por lo demás, la arcaica pasión del magnate por el regreso a casa de las empresas chocará con un muro inevitable. Asia es parte insustituible de las redes de producción y liderazgo de EE.UU. Y de ahí obtiene la mayoría de sus insumos estratégicos.

América latina sufrirá sí el peso de las inconsistencias de la nueva administración. La contradicción de recortar impuestos y aumentar el gasto disparará un alza del déficit fiscal. Ese mayor gasto se financiará con inversiones y un alza de tasas que también impulsará la inflación potenciada por el fortalecimiento del dólar. Para la región son todas malas noticias. Anticipan el encarecimiento del endeudamiento y un camino espinoso para lograr un financiamiento que EE.UU. absorberá a niveles colosales.

Quizá sean ya menos las incógnitas sobre este nuevo líder global. Aunque la más grave persiste y la remarcó recientemente la publicación The Nation al preguntarse si la inauguración de su gobierno vale una celebración o, en realidad, más bien un funeral.

Volver a la Home
  1. Trump habilitó minería y petróleo en las reservas Bear Ears y Gran Staircase-Escalante
  2. Ranking Forbes: Trump baja de posición
  3. Trump apura reforma fiscal. Stigliz: hundirá a EE.UU.
  4. Luz roja de Trump para el petróleo y gas iraní
  5. Trump derogó el plan de Energía limpia de Obama
  6. FT: Trump equivoca su obsesión nuclear con Irán
  7. Trump wall: Nuevo oleoducto hacia México
  8. Trump out of COP 21: La advertencia de Tesla
  9. Trump presiona a la OPEP con reservas
  10. Trump y el apoyo a Macri. ¿Marcha atrás con Canadá y México?
  11. Starace (Enel) apuesta por renovables pese a Trump
  12. Trump va por medidas contra el dumping en materias primas
  13. Terminator: Terribles bombardeos de Trump a Siria. Respaldo de la OTAN
  14. Trump y el fin de la guerra al carbón
  15. Trump desilusiona a los mercados. Medio ambiente: Adiós Obama
  16. Oppenheimer: El muro de Trump no sirve
  17. Trump vs. medio ambiente: Los mails de Scott Pruitt . Nuevas normas
  18. Trump cumplió: Adiós a las regulaciones al carbón. Solar USA: Récord de empleos
  19. (Exclusivo) Alvaro Ríos Roca: Trump, Keystone XL y Dakota Access
  20. Trump lo hizo: Permiso final para el Dakota Pipeline
  21. USA: Adiós transparencia en petroleras y mineras. ¿Más competitivas?
  22. Impuesto fronterizo de Trump impactará en el crudo
  23. Goldman Sachs-Trump: Dos socios enfrentados por los inmigrantes
  24. Trump vs. México: Los números del intercambio
  25. Trump pipelines: Apoyo Trudeau y polémicas
  26. Mexico Wall: ¿Quién pagará el muro?
  27. Trump speedy: Adiós NAFTA y TPP. Catecismo energético. The rich & withe team
  28. ¡Ay Donald! La Casa Blanca eliminó su web en español
  29. Rick Perry ¿mantendrá el modelo energético de Texas?
  30. Luz, cámara, acción: Comenzó era Trump
  31. Cuatro argentinas emitirán bonos internacionales gracias a Trump
  32. De Argentina a Wall St.: Los potenciales conflictos de interés de Trump
  33. Trump y prensa: La rueda del bochorno (Video). Impacto en mercados
  34. Dakota pipeline: La batalla ambiental de Trump
  35. PPK: El efecto positivo de Trump en los metales
  36. Trump: ¿Oportunidades para Latinoamérica?
  37. Daher: Renovables, una industria a prueba de Trump
  38. CNN: Petróleo, política obvia de Trump
  39. Trump's team y los nexos con Putin
  40. Tillerson: De Exxon a Secretario de Estado de Trump
  41. Chile y Perú se unen contra el proteccionismo de Trump
  42. Trump ¿Amenaza nuclear?
  43. Escribe Montamat: Trump Oil
  44. Era Trump, petróleo y minería.La tertulia de Daniel Bosque (Audio)
  45. Renovables: Qué busca Donald Trump
  46. Trump vs. TPP: ¿Sobrevivirá? Impacto en la región
  47. Petróleo: ¿Qué pasará con Trump? Caen precios e inventarios
  48. Cementera mexicana y Trump: Materiales para el gran muro
  49. Friedman: Obligados a bailar en el huracán
  50. Trump: Adiós TPP y NAFTA con cambios
Reciba EnerNews
 

Propietario: D&C Visual S.R.L. | C.U.I.T.: 30-70894554-0
Piedras 153 3ºA (1070) Ciudad Autónoma de Buenos Aires
Director: Daniel Eduardo Bosque director@miningpress.com

EnerNews es una
publicación de D&C Visual S.R.L.

D&C Visual