NEGOCIOS

ANCAP sigue en el mercado del cemento. Resultados 2016

Cemento solo es viable con fuerte ajuste de costos

MINING PRESS/ENERNEWS/El país

El directorio de Ancap se comprometió con el sindicato a que mantendrá sus dos (muy deficitarias) plantas de fabricación de cemento operativas, pero también le advirtió el mes pasado que para cumplir ese objetivo debe sí o sí reducir 50% las horas extras, abatir los servicios de vigilancia, espacios verdes y limpieza, eliminar y reducir puestos de trabajo y cambiar el modelo de gestión.

La necesidad de equilibrar las cuentas de la división Cemento parece impostergable. Las pérdidas llegaron a US$ 207 millones en la última década y en 2016 se ubicaron en US$ 25 millones. Desde 2004 que los ingresos del negocio son inferiores a los costos.

Un documento de febrero pasado que Ancap le presentó al sindicato reconoce que los salarios y contrataciones representan el 54% de los costos y la energía (electricidad y combustibles) el 22%. Con los actuales costos de la división de Cemento, en este ejercicio los costos se ubicarían en US$ 75 millones y los ingresos operativos solamente llegarían a US$ 57,9 millones, indica el documento al que accedió El País.

La empresa tiene el objetivo de lograr un equilibrio en sus resultados en 2018, pero admite que este año todavía tendría una pérdida de al menos US$ 12 millones y eso en caso de que logre abatir los costos y reestructurar el negocio.

La situación es particularmente grave en la planta de Paysandú que generaría solamente US$ 18,7 millones de los ingresos de la división y cuyos costos de producción llegarían a US$ 28,8 millones, por lo que su desequilibrio superaría los US$ 10 millones. La planta de Minas presenta un panorama algo mejor porque produciría ingresos por US$ 39,1 millones y sus costos de producción se ubicarían en US$ 31,6 millones. Si Ancap logra bajar los costos como planea, la planta de Minas podría tener un resultado positivo de US$ 5 millones, pero en Paysandú seguiría con un rojo de US$ 8,6 millones.

El plan establece que las inversiones en equipos serán las mínimas que permitan asegurar la producción anual y mejorar la seguridad y la higiene en las plantas.

 

Ancap ya comenzó a abatir los costos en materia de contrataciones, pero a costa de sacudir el negocio en Paysandú porque dejó sin efecto el contrato de 40 limpiadoras de una cooperativa social que se ocupaban del cuidado de las áreas verdes de la planta sanducera. Y el 1° de abril planea hacer lo mismo con los contratos de 42 vigilantes que trabajan en la misma instalación y de otras 18 personas que brindan servicios allí también a través de una cooperativa. El sindicato ya dejó claro que está en estado de alerta por el tema.

La postura del sindicato es bien distinta a la del directorio respecto a qué se debe hacer. Un informe presentado en la última asamblea del gremio señala que se deben utilizar reservas internacionales del país para posibilitar la instalación de un tercer horno en la planta de Paysandú (sus partes están depositadas en una centena de contenedores hace años) como forma de incrementar la producción.

El directorio de Ancap ya descartó de plano la instalación debido al elevadísimo costo de decenas de millones de dólares que implicaría. La inversión, según el sindicato, también podría repagarse con el propio producto, dice el documento gremial. "Consideramos que se debe apostar a un mayor crecimiento en el mercado interno (vendiendo cemento a precios favorables, por ejemplo para su uso en carreteras). No acordamos ni aceptamos que se tomen como variable económica la reducción de puestos de trabajo", advierte el documento.

El gremio quiere que se establezca que en la obra pública deba utilizarse cemento fabricado por Ancap, transportar por tren el cemento a granel, eliminar Cementos del Plata (asociación de Ancap con la empresa argentina Loma Negra) e imponer el Arancel Externo Común del 35% a las importaciones de cemento y clinker desde fuera del Mercosur.

"La industria cementera tiene lo fundamental para la producción, que es la materia prima, por lo tanto es imposible desde cualquier aspecto y mirando lo estrictamente empresarial que las cementeras estatales tengan resultados negativos", sostiene el documento.

La participación en el mercado interno de Ancap hoy está en 45% y sus autoridades, si bien quieren reactivar las exportaciones, reconocen que la mejora de los resultados solo podrá venir en el corto plazo de una reducción agresiva de costos que llegue a US$ 20 millones en los próximos dos años.

ANCAP cortó sangría de pérdidas con ganancia de US$ 15 millones

EL OBSERVADOR

Luego de un quinquenio donde acumuló pérdidas por US$ 800 millones, en 2016 ANCAP logró revertir la tendencia con un resultado positivo de unos US$ 15 millones, confirmaron a El Observador dos fuentes del ente petrolero. El número definitivo puede sufrir alguna variación menor producto de ajustes que la empresa estaba terminando de pulir con la firma auditora KPMG. Al igual que el año pasado, la petrolera estatal hará una presentación pública detallada de su balance el próximo jueves.

La mejora sensible de los números de ANCAP –el año pasado había cerrado con un rojo de  US$ 198 millones– contó con varios aliados. El primero y determinante fue la decisión del ente de no trasladar a tarifas al público el descenso del precio del crudo y un dólar por debajo de su paramétrica de costos. El ente utilizó esa dinero para reducir el peso de su abultada deuda en dólares en unos US$ 130 millones. La propia presidenta del ente petrolero, Marta Jara, reconoció públicamente esa estrategia. 

"El precio del crudo fue menor al previsto, el tipo de cambio menor al previsto, y eso permitió generar cierta holgura. Nuestros ingresos fueron mayores que los que necesitábamos para cubrir la operativa del día a día (por 2016). Entonces, esa diferencia se ha utilizado para saldar deuda. Se saldó una gran cantidad de deuda", declaró Jara a la prensa en enero.

También incidió la capitalización que dio el Ministerio de Economía y Finanzas por US$ 623,5 millones a principios 2016 por un préstamo que tenía con el ente en unidades indexadas que redujo la carga de intereses. En 2015 ANCAP desembolsó unos US$ 36 millones en intereses, cifra que logró reducir a la mitad –unos US$ 18 millones– en 2016. 


La mejora en los números del ente sirvió el año pasado para que la empresa lograra reducir el costo de su pasivo –de unos US$ 500 millones a corto plazo– con el sistema bancario. En línea con ese plan, en marzo de este año dio su primer paso para reducir su exposición cambiaria renovando una línea de crédito por US$ 30 millones en dólares a pesos nominales (US$ 20 millones) y unidades indexadas (US$ 10 millones) con el banco Santander a dos años .

Tijera en gasto y subsidiarias

Una de las fuentes reveló que el ente logró cumplir con la mayoría de las metas que se había trazado para el ejercicio 2016, como la reducción de costos operativos, inversiones y horas extras, y una mejora en el desempeño de sus subsidiarias, aunque algunas como el cemento mantuvo los números rojos. 

El nuevo Directorio y las gerencias de ANCAP hicieron foco en 2016 en la gestión de las subsidiarias con medidas drásticas, como el cierre de la emblemática firma de alcoholes CABA y su fusión con ALUR. Además, en esta última la empresa removió a su gerente general luego de la polémica pública que se generó por la firma de un preacuerdo salarial que excedía los lineamientos que fijó el propio Poder Ejecutivo para la sexta ronda de los Consejos de Salarios.

Por otro lado, luego de que intentará buscar una salida para vender parcial o totalmente el negocio de la petroquímica Carboclor en Argentina, ANCAP terminó finalmente solicitando el concurso preventivo de esa subsidiaria ante la Justicia de la vecina orilla. Carboclor cerró el 2016 con pérdidas por US$ 18 millones, su peor desempeño desde que comenzó a operar en 2003. En tanto, a principios de este año vendió por US$ 18 millones a YPF su participación de PetroUruguay en un yacimiento de Vaca Muerta. Por otra parte, en pos de seguir mejorando su performance, ANCAP acaba de firmar un convenio marco con la Corporación Nacional para el Desarrollo (CND) para mejorar la eficiencia en la ejecución de obras y gastos de funcionamiento. 

Dos años para equilibrar cemento

ANCAP está impulsando una "reestructura agresiva" para que el negocio del cemento Portland deje de perder dinero en un plazo máximo de dos años, dijo una de las fuentes a El Observador. El año pasado tuvo un rojo de unos US$ 25 millones. El plan incluye un recorte de unos 200 puestos de trabajo entre públicos y privados, de los 650 que actualmente emplea esa unidad productiva. 

Volver a la Home
 

Propietario: D&C Visual S.R.L. | C.U.I.T.: 30-70894554-0
Piedras 153 3ºA (1070) Ciudad Autónoma de Buenos Aires
Director: Daniel Eduardo Bosque director@miningpress.com

EnerNews es una
publicación de D&C Visual S.R.L.

D&C Visual