Empresas por País/Región Por Rubro
A B C D E F G H I J K L M N Ñ O P Q R S T U V W X Y Z

ECONOMÍA

"Supermartes": Dos fondos alivian finanzas argentinas. Villagonga: ¡Es la política estúpidos!

Una jugada de Caputo con los fondos BlackRock y Templeton le puso un freno a la corrida

MINING PRESS

Les abrió dos bonos en pesos y logró que inyecten USD 3.000 millones. Intervino a Sturzenegger la operación en el mercado.

Los megafondos de inversión norteamericanos BlackRock y Templeton ingresaron este martes una cantidad muy importante de dólares en el mercado local y contribuyeron así a ponerle un freno a la corrida, que pasado el mediodía estabilizó el dólar un escalón de casi un peso por debajo de los $25 que ayer el Banco Central había fijado como techo.

Fuentes del mercado confirmaron a LPO que BlackRock y Templeton pidieron que les abran la emisión de bonos en pesos a tasa fija (Botes 2023 y 2026) para auxiliar al Gobierno. Se comentaba incluso que detrás de la movida hubo algún guiño de la Reserva Federal, acaso activado tras la comunicación de Trump con Macri de este lunes.

Se trató de un rescate fuerte, ingresaron al mercado para suscribir estos bonos casi 3.000 millones de dólares, unos 73.249 millones de pesos.

La intervención de BlackRock y Templeton revela la mano del ministro Luis "Toto" Caputo detrás de la movida, ya que es un viejo conocido de este fondo tildado de "buitre". De hecho, este fin de semana Caputo tomó las riendas del tema cambiario e impuso a Federico Sturzenegger la estrategia de este lunes de poner a disposición USD 5.000 millones con un dólar a 25, acaso un requisito que haya sugerido BlackRock para entrar.

La jugada de los USD 5.000 millones del lunes no terminó del todo bien y obligó al Central a terminar la jornada vendiendo USD 400 millones y al Banco Nación otros USD 200 millones, lo que despertó críticas a Struzenegger, que ahora se sabe empezó a quedar marginado de la operación sobre el mercado. 

Por eso, este martes Caputo se aseguró un respaldo adicional con la inyección de otros USD 3.000 millones vía los fondos mencionados, que estuvo previamente acordada. ¿Qué fue más determinante para frenar la corrida? "Fue un mix de ambas acciones, pero la corrida se frenó cuando entró la plata de los fondos fue una señal de confianza muy contundente", reconoció a LPO un experimentado operador del mercado. 

Caputo fue este martes el gran ganador del Gobierno que estaba contra las cuerdas y logró salir airoso del doble desafío que le planteaba la corrida del dólar y el megavecimiento de USD 30.000 millones de Lebacs, que se renovaron en un 100 por ciento.

 

OPINIÓN

Crisis cambiaria: ¡Es la política, estúpidos!

Julio Villalonga*

 El regreso de Monzó, Frigerio y Sanz a la mesa chica de Macri, que se había reducido a Vidal, Peña y Rodríguez Larreta, marca un nuevo rumbo. ¿Pour la galèrie o convicción?

 La gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, convocó al presidente de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó, para decirle que era "valioso". Dio un paso político en medio de la crisis cambiaria, un paso destinado a fortalecer a la mesa chica del gobierno de Mauricio Macri, que ahora se sabe reincorporará al ministro del Interior, Rogelio Frigerio, y al ex presidente de la UCR, Ernesto Sanz.

El regreso de todos a la reunión semanal de coordinación muestra hasta dónde había llegado el aislamiento del Presidente, afecto a tomar decisiones entre pocos. El primer cimbronazo en la economía -en este caso externo, insisten en el Gobierno- obligó a Macri a volver sobre sus pasos. "Un baño de humildad nunca viene mal", advirtieron cerca de Sanz, el último en volver a la cúpula del poder macrista.

La ausencia de política derivada del rechazo visceral a la política, una tara que la Administración Macri trae desde su nacimiento, diseñó un modo de gestión a nivel nacional que roza el autismo. Considerar que todo lo que provenga del terreno de la política tradicional es "mala política" es una generalización tan simplista como cualquier otra. La política es un instrumento y, como tal, no es buena ni mala. Depende de quién y cómo la use. Lo que no se puede es ejercer el poder sin usar ese instrumento, por más cambios que se quieran aplicar a la cultura de un país, y sin usar los elementos vigentes, aunque a mediano y largo plazo se aspira a no necesitarlos.

Por otra parte, una cosa es tener en cuenta el hartazgo de los ciudadanos con sus dirigentes, y centrar la comunicación del gobierno teniendo en cuenta ese clima de época, y otra es hacer carne de esa realidad hasta el punto de prescindir de todo aquel que ejerza el rol político. Monzó fue importante para conseguir la sanción de leyes importantes para el Ejecutivo, en particular en el primer año de gestión. Defenestrarlo luego del triunfo en las elecciones legislativas del año pasado fue una vendetta personal de Macri, instrumentada por Marcos Peña. Al Presidente se lo reconoce como un hombre con algunos rencores.

Frigerio también lo fue en la articulación con los gobernadores propios y ajenos. Y Sanz fue clave para consolidar la herramienta  electoral, Cambiemos, en 2015. Otro tema es Lilita Carrió.

El presunto giro de Macri hacia la política, el que está por verse en los hechos, se dio en un momento traumático. Muchos se preguntan, en la cúspide del poder, si no volverá a las andadas si la situación se tranquiliza. Los mercados -un eufemismo para mencionar a ese cúmulo de intereses con reglas propias, ajenas  a las de política real- quisieran un Presidente con capacidad de imponer un ajuste sin anestesia. Y sin consecuencias sociales. Una contradicción que hasta ahora las democracias occidentales no han resuelto.

La discusión sobre si Vidal llamó a Monzó imbuida de un espíritu de autoconservación -empezaba a sentir el impacto en su imagen por la crisis cambiaria- o si lo hizo enviada por el propio Macri, es estéril a esta altura. Es muy difícil que haya Vidal sin Macri, al menos por ahora. Peña debió salir a anunciar el regreso de Monzó, a quien se dedicó a limar de manera sistemática en el último año, lo que es un mensaje. ¿Lo mandaba Macri o eran solo sus celos y su vocación por limpiar la cancha de potenciales competidores? Ya no es relevante.

En la debilidad, Macri entiende que debe armar de nuevo un "srum" que lo lleve sin más sobresaltos a la próxima campaña electoral. ¿Esta búsqueda de cohesión interna es para poder forzar un mayor ajuste, según lo que previsiblemente reclamará el FMI? La devaluación ya es un ajuste. Las buenas noticias para ganar el año próximo deberán esperar. ¿Podrá ganar Cambiemos con un pedido de más sangre, sudor y lágrimas?

Lo que hay que saber ahora es si se convenció de que sin la política -la mala, la buena o la regular- va a ser muy difícil que se pueda dar vuelta la página de esta Argentina corporativa. Y, naturalmente, las corporaciones no quieren acompañar, de manera voluntaria, su desaparición.

En el medio, la tensión de intereses será constante. La fantasía del cambio por la voluntad de cambiar debe haber cedido, en los últimos días, en la cima del Ejecutivo. Convocados por su conocimiento de los mercados y de los negocios, los CEO dentro del gobierno se toparon con un paredón de frente que no estaba en sus radares. Algunos perderán poder, otros lo dejarán más tarde o más temprano y pocos, muy pocos, saldrán ilesos de este cimbronazo. Es de esperar que el Presidente esté dispuesto a acompañar hasta el cementerio a sus acólitos, pero no a entrar a él.

* Director de gacetamercantil.com

 

Volver a la Home
 

Propietario: D&C Visual S.R.L. | C.U.I.T.: 30-70894554-0
Piedras 153 3ºA (1070) Ciudad Autónoma de Buenos Aires
Director: Daniel Eduardo Bosque director@miningpress.com

EnerNews es una
publicación de D&C Visual S.R.L.

D&C Visual