Empresas por País/Región Por Rubro
A B C D E F G H I J K L M N Ñ O P Q R S T U V W X Y Z

ACTUALIDAD

Llega el G20: Discordias, duelos esperados y "retiro"

Comercio, cambio climático, acero, migraciones y refugiados son los temas sin consenso en el foro global

MINING PRESS/Excelsior

El G20, el poderoso foro de gobernanza mundial, aún no logra un consenso en torno a temas sensibles como el comercio, el cambio climático, la producción de acero y migraciones, a días de que arranque la cumbre de líderes en Buenos Aires.

“Las dificultades siguen siendo las de siempre: cambio climático, comercio, empresas del Estado, foro global del acero, migraciones y refugiados, y empresas del Estado. Son los temas que avizoro como más complicados en estos días que faltan” para consensuar un comunicado final, declaró el sherpa del G20, el argentino Pedro Villagra Delgado.

La cumbre de jefes de Estado y de Gobierno del G20 se celebrará el 30 de noviembre y el 1 de diciembre en Buenos Aires y a ella asistirán los presidentes de Estados Unidos, Donald Trump; Rusia, Vladimir Putin; y China, Xi Jinping; y la canciller alemana, Angela Merkel, entre otros.

El jefe negociador del foro, integrado por los 19 principales países industrializados y emergentes del mundo y la Unión Europea, subrayó que el objetivo de la presidencia argentina es hallar un consenso, tras los fuertes disensos que hubo en la cumbre de 2017 en Hamburgo, Alemania.

“El tema es encontrar las ambigüedades constructivas que permitan estar dentro de una declaración de consenso”, señaló en conferencia de prensa sobre la cumbre del G20 que se celebrará por primera vez en Sudamérica.

La guerra comercial entre potencias como Estados Unidos y China, que mantiene en vilo a la economía mundial, es uno de los temas a debatir en el encuentro que tendrá lugar en el predio de Costa Salguero, junto al Río de la Plata.

En las reuniones ministeriales previas se acordó impulsar una reforma de la Organización Mundial de Comercio, pero se necesitarían otros consensos adicionales para calmar las tensiones.

Villagra Delgado precisó que en el debate sobre medidas para frenar el cambio climático el tema “más complicado” es “cómo y dónde se menciona el Acuerdo de París”, del que se bajó EU y no ha ratificado Turquía.

El sherpa expresó que una opción podría ser apuntar al acuerdo consensuado en la reunión sobre energía, donde todos los integrantes del foro suscribieron una formulación en la que se destacó “la importancia que tiene el Acuerdo de París en la reducción de emisiones en aquellos países que están comprometidos con su implementación”.

En el caso de la disputa por la producción de acero, debatida en el Foro Global del Acero bajo el paraguas del G20, “está China de un lado y el resto de los países del otro”, mientras que en temas como migraciones y refugiados algunos países no quieren siquiera que sea mencionado en el comunicado final, agregó.

Se manifestó, sin embargo, optimista de cara a un consenso final. “No sabemos dónde estamos todavía, pero partimos del presupuesto de que los consensos son logrables”, declaró.

El sherpa de la presidencia argentina del foro abogó por una agenda balanceada, “con una cuestión social equilibrando los aspectos financieros y macroeconómicos que sigue siendo foco central, la razón de ser del G20. “No va a haber estabilidad y gobernabilidad financiera y macroeconómica si no hay estabilidad y gobernabilidad social y política”, subrayó.

Máxima seguridad

El gobierno argentino advirtió que derribará aeronaves que representen un riesgo para la reunión en Buenos Aires.

Un decreto firmado por el presidente Mauricio Macri fijó un radio de unos 450 kilómetros alrededor de Buenos Aires sobre el territorio argentino en el que podrá “aplicar la fuerza” contra una aeronave “sin que necesariamente” presente “características de una acción bélica”, pero posea “suficiente entidad para perturbar, poner en riesgo o causar un daño” a la cumbre.

El decreto mencionó como posibles causas de derribo si “vuela por debajo del mínimo de altitud”, lo hace “en forma errática”, “persiste en mantener una trayectoria hacia una zona prohibida luego de ser advertido de modificar” el rumbo o “realiza maniobras agresivas” contra quienes intenten interceptarla, entre otras indicaciones.

El gobierno dispuso un protocolo a seguir. Primero advertirá a la nave “por radio o medios visuales”, después hará una “demostración de fuerza sin comprometer la integridad física de la aeronave” y luego empleará “armas con el propósito de obligarla a que adopte la actitud que se le ordena”.

“El empleo de armas puede llegar a ser letal con el objeto de anular la capacidad de vuelo”, aseguró la resolución.

La eventual “condición de hostilidad” de una nave, agregó el decreto, “no cesará hasta que aterrice en el aeródromo que se le ordene y su situación sea verificada fehacientemente por parte de las autoridades competentes” en seguridad.

Un G20 más caliente que nunca: los cinco duelos de alta tensión de la cumbre de Buenos Aires

Infobae

El norteamericano Donald Trump, el chino Xi Jinping, el ruso Vladimir Putin, el turco Erdogan, el saudita Mohammed bin Salman, la británica Theresa May y la alemana Angela Merkel protagonizarán los cara a cara más esperados de la Cumbre que organiza Argentina a fin de noviembre. Un repaso por los episodios más conflictivos entre los hombres y mujeres que manejan el mundo

El G20 nació como un mecanismo para resolver crisis… ¡Y vaya si tendrá trabajo este año! Es que la cumbre de líderes de Buenos Aires, que se desarrollará el 30 de noviembre y 1 de diciembre, se perfila como una de las más calientes de los últimos tiempos.

El antecedente inmediato es el de Hamburgo, allí las cosas no salieron del todo bien: mientras los movimientos anti globalización destruían la ciudad, puertas adentro las cosas no estaban mejor: la irrupción de un recién llegado Donald Trump, que tiraba por la borda el histórico Acuerdo de París para reducir las emisiones de carbono y así enfrentar de manera más responsable el Cambio Climático, provocaron un quiebre en el documento final que se esperaba, fuera consensuado. ¿Podrá Buenos Aires ser más tenso que Hamburgo? Miles de millones de dólares en aranceles cruzados entre EEUU y China vaticinan que sí.

Pero la guerra comercial no es el único tema que preocupa, hay una decena de frentes abiertos que confluirán en la Argentina en menos de tres semanas. Donald Trump tendrá su reunión paralela con el chino Xi Jinping; el norteamericano, además, deberá verse con el ruso Vladimir Putin; el turco Erdogan se enfrentará al príncipe heredero de Arabia Saudita con el escándalo del periodista opositor descuartizado de por medio; la británica Theresa May enfrentará los fantasmas del Brexit con una tribuna europea esperándola en el predio de Costa Salguero, y se topará con Putin después del escándalo por el envenenamiento del ex espía ruso Serguei Skripal en Londres; y la posible visita del presidente electo brasileño Jair Bolsonaro podría cambiar el tablero regional… estos son solo algunos de los frentes abiertos con los que Argentina deberá lidiar como anfitrión. Aquí, los 5 más calientes:

Trump vs. Xi Jinping

Buenos Aires puede transformarse en la sede del armisticio de una guerra comercial que sacudió al mundo durante todo el año o terminar siendo la batalla emblemática de un conflicto que recién está empezando.

En noviembre de 2017 Donald Trump llegó a China en el marco de una gira asiática, con Melania Trump de acompañante, la visita parecía histórica sin embargo, no arrojó más resultados que vistosas fotografías. El norteamericano no logró las concesiones chinas que buscaba y de regreso a los EEUU comenzaron a estudiarse los aranceles.

Bajo el lema Make America Great Again, y como medida general, Trump recurrió al proteccionismo e impuso aranceles al acero y al aluminio a varios países, anunció que renegociaría cada acuerdo comercial de los EEUU y desató el pánico global… Pero con China, el asunto fue más allá, el listado de importaciones prohibidas crece periódicamente y el gigante chino contraatacó. Hasta el momento, se impusieron más de 1.000 millones de dólares en aranceles cruzado.

En este escenario, el encuentro entre Trump y Xi Jinping en Buenos Aires puede ser determinante. La incógnita, ahora, es cómo y cuándo se desarrollará la cita. En un principio, el norteamericano iba a pasar al menos tres días en la capital argentina. Tenía planeado llegar el 28 e irse en la madrugada del 2. Con esa agenda, incluso se deslizó la posibilidad de que ofreciera una cena en honor a Xi Jinping el 1 por la noche, una vez que la Cumbre hubiera terminado formalmente. El medio norteamericano Politico, incluso, vaticinaba una solución del conflicto en ese banquete, sin embargo las prioridades de Trump volvieron a cambiar. Hasta el momento, la información oficial indica que Trump no llegará el 28 a Buenos Aires, sino el 29, y sólo participará de la primera jornada de la cumbre el 30, lo que trasladará para ese día las grandes discusiones del foro: Trump es el líder más disruptivo del grupo, sin él hay menos controversias… En este contexto, el líder chino deberá encajar en la vertiginosa agenda norteamericana de 48 horas.

Con la disputa tan avanzada -más aún con un presidente con incontinencia tuitera como el republicano- ya no hay espacio para asesores o secretario de Estado. El tiempo de los burócratas terminó, solo el cara a cara Trump-Xi Jinping puede resolver el conflicto.

Trump vs. Putin

Después de la polémica cumbre de Helsinki donde el republicano prácticamente exculpó a Putin de la intervención rusa en las elecciones presidenciales (generando hasta el rechazo de los propios republicanos), la segunda parte se disputará en Buenos Aires. En esta oportunidad, las intenciones norteamericanas de abandonar el tratado de desarme nuclear firmado en 1987 por Mijail Gorbachov y Ronald Reagan (INF) monopolizarán la cita. Para Trump, el tratado es "obsoleto". Para Putin, la decisión del republicano provocará una "carrera armamentista".

Los estados Unidos han impuesto -y prolongado- varias tandas de sanciones funcionarios y empresas asociadas a Moscú por actividades ilegales en suelo norteamericano y europeo; y por intentos de ciberataques que, según la Casa Blanca, tienen nexos con el Kremlin. Estas sanciones, también podrían estar en al agenda del encuentro bilateral.

La foto de Trump y Putin tras la cita a puertas cerradas es una de las imágenes más esperadas de la Cumbre. ¿Habrá conferencia de prensa conjunta?

Erdogan vs. Mohammed bin Salman

La participación del príncipe heredero de Arabia Saudita, Mohammed bin Salman, a la Cumbre del G20 aún no está confirmada pero es muy probable. De concretarse, el cruce con el turco Recep Tayyip Erdogan promete ser uno de los más tensos del evento por una poderosa razón: el periodista opositor Jamal Khashoggi. Su desaparición primero, y luego la confirmación de su salvaje asesinato –descuartizado– se transformó en el mayor escándalo internacional del año.

Khashoggi asistió al ex jefe de inteligencia saudita, entrevistó a Osama Bin Laden y trabajó en distintos medios antes de romper con la monarquía, durante la Primavera Árabe. Exiliado en EEUU, solía escribir para el Washington Post. El 2 de octubre a las 13:30 ingresó en el consulado saudita en Estambul. Necesitaba tramitar una documentación para poder casarse con su novia tuca. Ella lo esperó durante horas en la puerta del edificio pero Khashoggi nunca salió. Lo que vino después se transformó en un tsunami para Riad.

Turquía, rápida de reflejos, mediatizó el asesinato a nivel internacional. Según sus investigaciones, el periodista fue abordado por unos 15 agentes de inteligencia sauditas que lo asesinaron y descuartizaron pocos minutos después de que ingresara a la delegación diplomática. La magnitud del homicidio puso en una incómoda situación a la monarquía que, después de negar durante días que Khashoggi hubiera sido asesinado, debió admitir que "algo" había ocurrido en ese consulado. EEUU respaldó todo lo que pudo a su aliado estratégico en la región, pero debió soltarle la mano ante el aluvión de condenas internacionales.

En el medio, el 12 de octubre, Turquía liberó al pastor estadounidense Andrew Brunson y descomprimió su relación con Washington.

Un modesto cruce de miradas entre Erdogan y Bin Salman en Buenos Aires ya será material suficiente para alimentar a los medios del mundo.

Theresa May vs. Vladimir Putin

La premier británica tiene varios frentes abiertos durante la Cumbre del G20. Además de lidiar con su propia crisis de poder, la concreción del Brexit es uno de los temas más algidos de Europa. Sin embargo, el momento más tenso que deberá enfrentar es un tête à tête con el ruso Vladimir Putin. La relación entre ambos países se resintió por el caso Skripal.

En una trama de espionaje y asesinato digna de la Guerra Fría, Serguei Skripal y su hija Yulia fueron envenenados con un agente químico en la localidad del Salisbury, sur de Londres, el 4 de marzo. Skripal fue doble agente: sirvió como espía ruso hasta que fue reclutado por los servicios de inteligencia británicos, el MI6. En 2006, las autoridades rusas lo arrestaron y condenaron a 13 años de prisión por la traición, pero cuatro años después fue entregado al Reino Unido en un canje de agentes.

Reino Unido responsabiliza al Kremlin por el ataque, lo denunció públicamente e -incluso- identificó a dos agentes del GRU, el Departamento Central de Inteligencia, por el episodio. Como represalia expulsó a decenas de diplomáticos rusos de su territorio y logró que otros 18 países del mundo tomaran la misma decisión.

El atentado contra Skripal no es el primero de este tipo que enfrenta a Reino Unido con Rusia . En 2006 el ex espía y opositor al gobierno Putin, Alexandre Litvinenko, fue intoxicado con un té con polonio que lo mató tres semanas después.

Trump vs. Merkel

O proteccionismo vs. multilateralismo… La Canciller alemana encarna la voz europea que llama a la calma al norteamericano. Aliada y contrafigura de manera simultánea, Angela Merkel ocupa muchas veces – cada vez que puede- el espacio de contrapoder de los EEUU.

La alemana ya anunció que este será su última mandato, pero mantendrá las riendas del país hasta 2021. Acostumbrada a manejar poder, es una de las pocas figuras que no se acobarda ante el norteamericano y este año, más relajada que en Hamburgo, ejercerá ese papel con mayor comodidad. En contraposición a los otros duelos del G20, en esta ocasión hay mucha más voluntad de diálogo. De hecho, la UE y EEUU firmaron una especie de tregua comercial meses atrás pero el diálogo no frenará el discurso a favor del multilateralismo que se ha convertido en bandera europea.

 Cómo será "el retiro", la reunión de líderes más secreta del G20

Infobae

La cumbre del G20 es el mayor desafío del gobierno argentino. Los hombres y mujeres que manejan el mundo se reunirán en Buenos Aires en el predio de Costa Salguero entre el 30 de noviembre y el 1 de diciembre. Pero el viernes 30 se desarrollará la reunión más secreta de la cumbre. Es tan reservada, que se la llama "el retiro".

Se trata de una cita donde están vedados todos los que no sean miembros permanentes del foro de políticas económicas más importante del mundo. En este retiro solo estarán los 19 líderes, más el jefe de la Unión Europea y el presidente de gobierno de España, que es invitado permanente.

Se sentarán en una misma mesa, además de Mauricio Macri, la alemana Angela Merkel, el saudita Mohammed bin Salman, el australiano Scott Morrison, el brasileño Michel Temer, el canadiense Justin Trudeau, el chino Xi Jinping, el surcoreano Moon Jae-in, el estadounidense Donald Trump, el francés Emmanuel Macron, el indio Narendra Modi, el indonesio Joko Widodo, el italiano Giuseppe Conte, el japonés Shinzo Abe, el mexicano Enrique Peña Nieto, la británica Theresa May –si sobrevive al turbulento acuerdo del brexit, claro–, el ruso Vladimir Putin, el sudafricano Cyril Ramaphosa, el turco Recep Tayyip Erdogan, el español Pedro Sánchez y el presidente del Consejo Europeo Donald Tusk.

No podrán entrar los invitados argentinos, los mandatarios de Chile y Países Bajos; ni los representantes de los bloques regionales, los presidentes de Jamaica, Singapur, Senegal y Ruanda, que sí estarán en las otras cuatro plenarias pautadas.

Tampoco ingresarán diplomáticos, funcionarios técnicos, ni siquiera intérpretes (que si son requeridos por los líderes mundiales actuarán, pero desde cabinas de transmisión por fuera de la sala). Cada mandatario puede hablar en su idioma o en inglés, pero el peso de la discusión pasará también por el lenguaje corporal.

No siempre se incluyen estos retiros en las agendas de los G20, es una iniciativa reservada para quien tiene la presidencia. Esta vez sí habrá reunión privada porque así lo dispuso Argentina. De hecho, no es frecuente, en 10 años de G20 hubo pocos retiros, en México 2012 y en Hamburgo, el año pasado, donde se discutió sobre terrorismo.  

La mecánica de la reunión también es reservada pero se sabe que abre el juego el anfitrión y también modera el debate. Así, Mauricio Macri comandará el retiro. Deberá mediar en la discusión que, si bien tendrá un temario tentativo, será abierta.

"No hay agenda escrita. Abre el presidente Mauricio Macri que es el lead speaker  (orador principal) y el resto depende mucho de la actitud de cada país. La idea es que sea más free flowing (que fluya, que sea dinámico), que se traten los temas como los quieran tratar", explicó a Infobae el sherpa argentino Pedro Villagra Delgado.

El temario de Buenos Aires aún no se conoce pero es un año de balances… A una década de la transformación del G20 en un foro de líderes, el futuro del grupo es de debate. De todas formas, la presidencia argentina aún no confirmó el foco de la reunión secreta.

En este retiro se habla a cara de perro. Ni una coma de lo que se diga sale de allí salvo que uno de los 21 lo ventile. Es el momento de, tête à tête, decirse verdades… Y  este retiro sí que promete, con un líder como Trump rápido para chicanear, una Angela Merkel que está de salida y no le teme a la réplica, un Macron que viene ofuscado por su último cruce con el norteamericano, un Xi Jinping impaciente por los miles de millones de dólares en aranceles comerciales, un Putin en la mira por sus actividades de ciberespionaje y sus operaciones en Siria, y un Erdogan cuestionado por casi todo…

Volver a la Home
 

Propietario: D&C Visual S.R.L. | C.U.I.T.: 30-70894554-0
Piedras 153 3ºA (1070) Ciudad Autónoma de Buenos Aires
Director: Daniel Eduardo Bosque director@miningpress.com

EnerNews es una
publicación de D&C Visual S.R.L.

D&C Visual